Voyager: Star Trek vuelve a lo desconocido

0
Voyager
-Hay un campo de energía creado por todas las cosas vivientes. Nos rodea, penetra en nosotros y mantiene unida la Galaxia. -¿la laca? -Exacto

Voyager: Vuelta a la exploración

A punto de finalizar TNG en TV y con los buenos datos de DS9 sobre la mesa CBS se dispuso a hacer un triple mortal intentando enlazar una tercera serie sobre las anteriores a la vez que preparaba el debut cinematográfico de los muchachos de Picard. La gente había comenzado a aceptar DS9 con reticencia y aunque los datos iban mejorando no llegaban a los números de Picard y sus muchachos. CBS pensó que quizá se debía a que habían arriesgado demasiado apartándose tanto del “canon” de Roddenberry y decidieron volver a los parámetros de TOS, exploración de un universo desconocido, y qué mejor que hacerlo a bordo de una nave llamada Voyager (ST:VOY).

Sabiendo que los cuadrantes Alfa y Beta de la galaxia estaban ya explorados y que para el cuadrante Gamma el agujero bajorano de DS9 suponía una autopista abierta a todo el mundo sólo quedaba el cuadrante Delta, demasiado alejado como para poder realizar cualquier tipo de exploración normal. La serie comienza a emitirse en enero de 1995 coincidiendo con la tercera temporada de DS9 y apenas 7 meses después de finalizar TNG.

Pese que se suponía un proyecto tranquilo frente a los anteriores las cosas no comenzaron demasiado bien y la actriz elegida para encarnar a la capitana de la Voyager (la actriz franco canadiense Genevieve Bujold) abandonó el proyecto a los dos días de comenzar el rodaje alegando no hallarse acostumbrada a los largos tiempos de espera en una producción televisiva, y tras una segunda ronda de audiciones express el papel recayó en Kate Mulgrew afortunadamente para todos, vistos los resultados.

En el caso de Voyager los productores idearon una suerte de odisea galáctica donde el papel de Ulises lo desempeñará de manera soberbia Kate Mulgrew como la capitana Kathryn Janeway. El apellido del personaje me resulta curioso pues Jane Doe es como se llama a las personas sin identificar en los servicios de emergencia o funerarios yanquis, así que Jane-Way, podría evocar algo así como “camino-desconocido”, lo que encaja perfectamente con la serie.

Aunque quizá la referencia más obvia y sonora sea lo mucho que se parece el apellido Janeway al nombre de otro habitual de las aventuras en terreno inhóspito y rodeado de enemigos, John Wayne. Al igual que éste en muchas de sus películas Janeway tiene que defender el fuerte de los continuos ataques enemigos y llevar la caravana a su destino sanos y salvos…

Q
Acepto salir en la serie si me conseguís una cita con Janeway y me puedo peinar yo solo

No sólo la capitana es un personaje destacable, Voyager también goza de un buen plantel de secundarios que permite que apenas haya episodios que se hagan tediosos por la falta de carisma del personaje alrededor del cual se construyen. La situación en la que se encuentran, y que la mayoría de la tripulación se compone de oficiales bastante novatos y maquis incorporados, elimina ese envaramiento excesivo que podía haber en tripulaciones como la del Enterprise sin caer en el sindiós de DS9 (eso era un sindiós Sisko, y lo sabes tan bien como yo).

Los peores secundarios (e incluso ellos tienen capítulos destacables) son sin lugar a dudas Kes y Neelix, ninguno llega a encajar del todo y la salida de Kes de la serie es lamentable (eso sí, peor es su retorno). Aparte de estos alienígenas la otra parejita que es bastante infumable es la formada por Torres y Paris, curiosamente, aunque relacionados, llevan caminos contrapuestos. Torres comienza siendo un personaje con bastante potencial que se diluye a medida que va entablando su relación con Paris, mientras que el “Teniente/Alferez/Teniente” hace el camino inverso, de ser un lameruzo que rozaba casi los niveles de ostiabilidad de Will Crusher a acabar siendo un personaje con aspiraciones y un fondo interesante a medida que crece su relación con la jefa de ingeniería.

Los secundarios buenos son los demás, el alférez Kim que comienza siendo un blandito trasunto de oficial bisoño recién destetado de la academia de la flota acaba pasando por las mayores penalidades y además sufriendo con amores imposibles, pero imposibles de verdad no como los que puedas imaginar. Eso hace que su personaje adquiera una firmeza y madurez bastante admirable.

Icheb (no llegaría a ser secundario, pero) es un episódico que cada vez que sale gana la narración, especialmente cuando se libra del resto de niños-borg. Tuvok también es carismático, los vulcanos siempre molan, son insufribles, arrogantes, estirados y toda una plétora de calificativos poco agradables que sin embargo palidecen con su lealtad y capacidad de sacrificio, como un Sheldon Cooper de orejas puntiagudas pero con algo más de empatía.

Además Tuvok sirvió al mando de Ikaru Shulu en su juventud, lo cual nos permite ver a este personaje, mi favorito de la serie original y en un entorno conocido, el puente del USS Excelsior en el momento de su apoyo al Enterprise durante la película Star Trek VI: “Aquel País Desconocido”. Y aquí aprovecho para recordar que Stan Lee era otro admirador más del universo de Rodenberry y quizá el afecto fuera mutuo visto el nombre de la nave…

Janeway_and_Chakotay
-Y me han pintado esto en la frente Kathryn, me cagoenlaleche que no sé si es un pájaro o un esquema del parking del Mercadona
-No te quejes que por lo menos no te han puesto un moño como si esto fuera la casa de la pradera
(último chiste de peinados, palabra)

Siete de Nueve es otro de esos secundarios que elevaron la segunda mitad de la serie a cotas sólo alcanzadas por TNG. Ciertamente yo también pensé, al principio, que era la cuota carnal que había que pagar por la audiencia adolescente a finales de los 90 pero, lo cierto, es que su personaje se convierte en un miembro de la tripulación especialmente útil y un vínculo personal en varias de las mejores historias de las temporadas 5 y 6 sobre todo.

Chakotay, al principio le asigné el papel de primer oficial gris y sin aristas, sólo destacando por su espiritualidad indígena, lo que me recordaba a Sisko tanto que hasta me daban escalofríos de pensarlo. Y, por otro lado, ejercía de reclamo y daba visibilidad hacia los nativos americanos lo que siempre está bien. Sin embargo a medida que la serie avanza podemos comprobar como el hombro de Chakotay es probablemente el que más empuja para mantener unida a la tripulación con la nave y su misión de regreso a casa, con una complicidad y humanidad nunca vista en un primer oficial de la franquicia.

Barclay, el personaje interpretado por Dwight Schultz (El Equipo A) ya en TNG y en DS9 volverá también a Voyager, tímidamente al principio, pero convirtiéndose en un refuerzo narrativo imprescindible gracias al enorme carisma y talento del loco Murdock y la brillantez ingenieril de su personaje, claro.

Pero si en esta serie destaca un personaje por encima del resto, incluso por encima del de la capitana en ocasiones, es el Doctor. Robert Picardo borda el papel, se luce cantando, da las mejores réplicas y nos muestra con total naturalidad como una IA puede desarrollarse desde su carácter arisco, mecánico y puramente médico inicial hasta convertirse en un brillante hombre del Renacimiento, que oculta, detrás de su áspero exterior un corazón algo inocente y enorme sin caer en recursos manidos y fáciles los guionistas ubican al personaje en diatribas morales enormemente complejas, hasta el punto de que algunas de ellas quedan totalmente abiertas a la interpretación del espectador. Y no, ni siquiera es un androide como Data, Voyager va un paso más allá y convierte al Doctor en un simple programa del ordenador de la nave con una envoltura en forma de holograma.

Némesis, si algo podemos criticar de la serie son las némesis, porque aunque la situación ya es de por sí tan desesperada que incluso los “malos” más inútiles suponen un gran obstáculo se echa en falta una amenaza constante, como un tal Gul Dukat. Los kazon, o como me gusta llamarlos “Klingon homeless”, son lo más parecido durante las primeras temporadas y lo cierto es que si no fueran pastoreados por una cardassiana necesitarían ayuda hasta para peinarse. Esto es un hecho palpable y recurrente, en estas primeras temporadas TODOS los alienígenas que se encuentra la Voyager tienen unos pelos infames, cardados, puntas quemadas, hasta que aparecen los Hirogen, la primera especie realmente interesante de todo el cuadrante Delta, y sería casi la única si lo pienso bien. Ni siquiera la reina borg que acabará siendo un magnífico villano para posteriores entregas cinematográficas de TNG da un buen nivel durante esta serie.

Por otro lado tenemos algunas incorporaciones bastante simpáticas en el apartado de “frienemies” (amigos-enemigos), como el siempre troll Q, que además se enamora perdidamente de la capitana, las escenas de “Tensión sexual UNILATERAL no resuelta” entre ambos son de las más divertidas de toda la franquicia. Y la especie de la Jerarquía, cuyos rigidísimos sistemas de mando proporcionan más de un momento de hilaridad con su aspecto de híbridos achuchables con la mentalidad de un vogón y el aspecto de un hipopótamo enano metido en un traje de astronauta.

Doctor
El personaje predilecto del departamento de peluquería (ya sé que prometí que no haría más chistes, pero el tema es un canteo)

En resumen, una serie que va de menos (aunque no poco) a más (hasta casi el infinito) y que aunque no tiene un final especialmente brillante, sí considero que finaliza dignamente un triplete de temporadas que si no son perfectas es por lo poco malo que hemos dicho arriba sobre ciertos personajes. Lamento tanto haber tardado en ver completa esta serie como no poder sorprenderme de nuevo viendo algunos de sus capítulos.

Dicho lo cual, con Voyager termina, a la espera de ver como evoluciona Discovery, la serie de artículos sobre el universo televisivo de Star Trek, han sido dos años de visionado muy intenso (más de 552 horas en total), de revisionado en muchos casos y en general de disfrutar de un universo que me atrapa más cuanto más descubro sobre él. Siempre me gustó el futuro que pintaba Rodenberry y creo que, cuanto peor es nuestro presente más necesario es hacer acopio de ideas de sus series:

“If man is to survive, he will have learned to take a delight in the essential differences between men and between cultures. He will learn that differences in ideas and attitudes are a delight, part of life’s exciting variety, not something to fear.”
– Gene Roddenberry

Dejad de luchar guerras contra otras personas, que sean vuestras ideas las que combatan.

Live long and prosper.

REVISIÓN GENERAL
Temporada 1
6
Temporada 2
6.5
Temporada 3
8
Temporada 4
9
Temporada 5
9.5
Temporada 6
10
Temporada 7
8.5
Artículo anteriorSalón del Cómic 2018 – Zaragoza celebra su XVII edición
Artículo siguienteGranada Sound 2019 – 5 nuevas confirmaciones
Licenciado en Historia, poseedor de un rascaespaldas telescópico. #TorrijaWarrior,miembro de @Zinefilia y ahora friego cubiertas en @Ckatarsis

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.