Superman: Hijo Rojo – Review del kryptoniano soviético

0
Superman : Hijo Rojo - Review - Creative Katarsis

SUPERMAN: HIJO ROJO – REVIEW

Aviso: Este artículo incluye detalles sobre la trama. ¿Y si Kal-El, el extraterrestre procedente del extinto planeta Krypton, hubiera caído en la Unión Soviética a mediados del siglo pasado, en lugar de haberlo hecho en los Estados Unidos de América? Esa es la premisa de la que parte Superman: Hijo Rojo, cómic guionizado por Mark Millar, y cuyo dibujo corre por la cuenta de Andrew Robinson y Dave Johnson.

Tras la II Guerra Mundial, Stalin continúa en el poder al frente de la URSS. En ella, un ser alienígena que años atrás alunizó en un campo colectivo de Ucrania, resulta ser un hombre de potencia hiperbólica que ayuda al Partido Comunista y a todos los camaradas soviéticos para el sustento del socialismo, mientras que, por el otro lado, los Estados Unidos, apoyados por la genial mente de Lex Luthor, tratan de frenar por todos los métodos posibles al único ser que podría ser más peligroso que sus bombas nucleares…

Tan solo con escuchar la premisa aparecen unas cuantas preguntas. En lo relativo a esta, no cabe duda de que es una locura, completamente original, inaudita y plagada de posibilidades argumentales y de ficción política. Un acierto total y que llama la atención, provengas de la ideología de la que provengas. Fran San Rafael escribe en el prólogo “Y todo esto porque, hace décadas, hubo unos autores que tenían ganas de pasarlo bien”.

No es preciso tener amplios conocimientos sobre historia para leerlo, todo sea dicho. Pero sí es más que recomendable haber investigado o, como mínimo, tener nociones básicas sobre enfrentamientos entre países y contexto histórico si queremos disfrutarlo todo al máximo, y entender todas las referencias y simbología que las páginas van emanando conforme avanzamos. A ese requisito sumamos el de tener una mínima idea de personajes clásicos de cómics. La psicología de los personajes no es un tema en el que se profundice, por lo que es mejor tener una idea básica del Universo Superman.

SUPERMAN, EL MEJOR CAMARADA

A lo largo del cómic iremos viendo una serie de personajes clásicos de la franquicia DC Comics, adaptados a la situación sociopolítica en la que se encuentren. De esta manera, Wonder Woman es una aliada parcial de la Unión Soviética, mientras que Batman o Green Lantern son apoyados o bien por la oposición soviética antiSuperman, o bien por el maníaco y genio americano Lex Luthor. Los personajes clásicos no son introducidos en la historia con calzador, sino que tienen un lugar adecuado en todo el argumento.

El elemento ideológico no puede faltar, obviamente. A ojos de los más ortodoxos capitalistas, este cómic representará una Unión Soviética mucho mejor de la que hubiera sido en realidad –incluso dejando al margen la ficción-, mientras que a los ojos de personas comunistas, parte de la trama estará corrompida por la doctrina burguesa. Pero en cualquier caso, la evolución y el desarrollo de la trama, junto con la situación histórica, conectan bien. Y, salvando las distancias, más allá de la controvertida temática política, no existe una intencionalidad de meter a nadie el dedo en el ojo…

Lo cierto es que Mark Millar consigue mantenerse en una compleja equidistancia que facilita la lectura para ambos “bandos”. Y, al ser un producto fantástico, las perspectivas y la distorsión histórica tienen cierta justificación. Tal vez en partes avanzadas, ofrezca un planteamiento del marxismo-leninismo que quizás chirríe para aquellos que conocen un poco mejor este sistema. Pero al fin y al cabo, la imagen del régimen parte de una hipótesis dentro de una ya mencionada perspectiva ficticia. Y además, no podemos evadirnos de nuestros propios prejuicios políticos, que aunque no seamos conscientes, siempre van a estar ahí.

Es muy suculento –para todo el mundo- imaginar escenarios hipotéticos que entremezclen a personajes históricos reales con personajes ficticios, un fetiche guionístico necesario y sabroso, si se hace con corrección. Este es el caso: hay algunos destellos interesantes que amenizan la lectura, donde diversos personajes históricos aparecen de forma intermitente. Nos sacará una sonrisa o dos.

ENEMIGOS Y ALIADOS

Se nos presenta a Superman como un noble defensor de la igualdad que es en sí mismo, la máxima del socialismo científico. No faltan, no obstante, símbolos de hostilidad (hacia él u otro tipo de personajes) por parte del Partido único, y distintos bandos dentro de este. Millar juega con las divisiones internas y con la guerra ideológica, pero tampoco faltan puntos de colisión y enfrentamiento originados por motivos personales (y no políticos), lo que también añade valor añadido a la trama.superman

La personalidad del personaje principal está bien lograda: acorde al Superman original, matizando su cosmovisión en pro del socialismo. Los avances logrados gracias al hombre de acero convierten a la URSS en una superpotencia colosal, donde se ha erradicado el hambre y apenas hay crimen. Dentro del partido, la postura de Superman es la de esperar a que los países capitalistas avancen al socialismo por su propio pie (una actitud que demuestra su imperante pacifismo), mientras que hay miembros del partido que piden una intervención militar directa (como EEUU hizo en Chile, en la vida real).

Hacia el final, Millar acentúa los distintos giros argumentales, especialmente aquellos relacionados con los superseres alternativos, bien si existían antes o si son creaciones de Lex Luthor.

Las relaciones de poder están bien trabajadas, mientras que las relaciones de amistad y especialmente las amorosas, hacen un amago de importancia durante el primer tercio del cómic, pero se ven reducidas a un par de escenas anecdóticas a lo largo de la historia. Esto no es necesariamente una desventaja, ya que huye de ciertos tópicos y además se centra en las secciones que más interés suscitan en el lector que selecciona un producto como este. Los amores de parvulario se los dejamos a otro tipo de cómics, ¿sí?

EL DETALLE GRÁFICO

Dave Johnson y Andrew Robinson, al mando del dibujo, son reconocidos como los autores principales, aunque también aparecen Kilian Plunkett y Walden Wong en los créditos de la grafía.

Los dibujos estás amoldados a la perfección con la historia. Se emplea un estilo americano clásico de contornos rotulados y colores variopintos para dar sensación de profundidad. No existe, pues, ninguna pega para el dibujo, y además, el contraste e inteligente uso de los colores, es una gran ayuda para contextuar al lector en el instante y el momento preciso. Un ejemplo es el color de la cámara de muerte de Stalin, de una tonalidad de rojo tenue que indica debilidad, en contraste con el rojo fuerte del poderoso Partido Comunista.

Son especialmente destacables las imágenes o viñetas de página completa, trazadas con esmero y gran lujo de detalles. El envejecimiento del rostro de Superman conforme avanza la historia también evidencia el cuidado por la cronología de la historia (es una de las señales que nos ayudan a enfocar cuánto tiempo ha pasado entre una situación u otra), si bien hay un punto del relato en que este se hace, quizás, demasiado brusco.

¿Prefieres el Superman de toda la vida? No te preocupes, aquí te dejamos junto a El hombre de acero de Zack Snyder.

REVISIÓN GENERAL
Concepto y argumento
9
Desarrollo y desenlace
7
Personajes y caracterización
7
Apartado gráfico
8
COMPARTIR
Artículo anteriorLive Chapter – Lo mejor de The Book of Souls World Tour en un álbum
Artículo siguienteOne de Metallica – ¿ Por qué es la canción perfecta para The Punisher?
Estudiante. Intento mantener todos los átomos en su sitio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here