National Treasure II – La vuelta de Benjamin Gates

Con el sorprendente éxito que tuvo la primera National Treasure, Disney vio un potente filón que no dudó en aprovechar al confirmar National Treasure II ( o La Búsqueda 2 para los que no tengan ni idea de inglés).

Una más que esperada secuela de la película protagonizada por Nicholas Cage que volvería a meterse en el papel de Benjamin “Ben” Gates. El cazatesoros, el cual ha sufrido un giro de 360º desde el final de la primera película.

Y es que al bueno de Ben, como si no fuera suficiente que le haya pegado la patada la buena de la doctora Abigail Chase (Diane Kruger); se encuentra con la acusación del señor Mitch Wilkinson, el nuevo malo de la película interpretado por Ed Harris; de que su antepasado en la época de la Guerra de Secesión Norteamericana, Thomas Gates; podría ser uno de los cerebros pensantes del asesinato del Presidente Abraham Lincoln por parte de John Wilkes Booth.

¿Y que mejor manera de darle a nuestro prota una motivación que la de demostrar que no viene de una familia de traidores a la Patria? Porque si añadimos el patriotismo americano para defender los éxitos de su historia, más una obsesión del Sr. Gates por el legado familiar que podría rallar la paranoia, tenemos el argumento perfecto para continuar la historia del cazatesoros del Siglo XXI.

Esta vez, es a nivel global

Y es que a raíz del diario del difunto Thomas Gates, nuestros protagonistas, a los que se unen de nuevo Riley Booth (Justin Bartha) y Patrick Gates (Jon Voight), descubren un entramado de pistas que los llevan a Francia y de ahí al mismísimo Buckingham Palace.

Es a partir de aquí cuando nuestro trío de aventureros descubren que van en busca de nada mas y nada menos que El Dorado, la legendaria ciudad de oro azteca (que como no, está escondida en los Estados Unidos).

Una más que digna secuela

Hay una frase que dice que una buena secuela debe partir bien de los cimientos de la antecesora, pero construir su propio camino a partir de ella. Creo que National Treasure II cumple muy bien ese requisito.

Partiendo de la misma base que la primera película: la búsqueda de un tesoro y a nuestros 3 protagonistas. National Treasure II se convierte en una evolución lógica de la primera película, ofreciendonos historias mas variadas (Como el fracaso de Riley como escritor o el porqué de la ruptura entre la Dra. Chase y Ben y la relación entre ambos a lo largo de la peli) e incluso un malo con una motivación mucho mas cuidada y elaborada que la de Sean Bean en la primera.

Pero existe una sinergia entre ambas cuanto menos notoria, ya que aunque la primera sea un poco mas floja, es cierto que sin su éxito la segunda ni la historia que llevan no puede existir. Y por eso son mis películas favoritas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.