MIAU de Fanzara. Arte urbano en un entorno rural

El MIAU de Fanzara es “un museo sin salas, pero con más de 100 muros. Sin cuadros, pero con murales. Sin esculturas, pero con intervenciones. Sin grades presupuestos, pero con grandes propósitos. Sin guardias de seguridad, pero siempre en guardia. Sin extintores, pero con una creatividad incendiaria. Sin pagar entrada, pero porque es super gratis. Sin un director, pero con unos organizadores locos. Sin restauradores, porque todo es efímero. Sin nóminas, porque todos lo hacen por amor al arte. Sin una tienda al final del recorrido, pero con consultorio. Sin una cafetería “hipster”, pero con dos bares cojonudos. Sin grandes pretensiones, pero con gran pasión. Sin “street art”, pero con arte rural. Sin megaurbe, pero un pueblo de menos de 300 habitantes. Sin ser un negocio capitalista, pero siendo un festival social.” (Extracto de la guía del MIAU de 2019).

MIAU Fanzara
MIAU. Pintando Fanzara. Obra de Xèlön.

Fanzara

Fanzara es un pequeño pueblo de no más de 300 habitantes. Está situado en el interior de la provincia de Castellón, en la comarca del Alto Mijares, a 239 metros de altitud, se halla en un pequeño un valle rodeado de montañas y a los pies del río Mijares.

Posiblemente esta información no te aporte demasiado porque éste es otro de los pequeños pueblos perdidos en la geografía española y desconocidos para el gran público y no ajeno al drama de la despoblación y el envejecimiento del mundo rural.

MIAU Fanzara
Vista de Fanzara con su ermita a la izquierda y su campanario a la derecha.

No obstante Fanzara posee un pequeño (no tan) secreto que le hace ser noticia en The Guardian, Paris Match o BBC News: el MIAU, el Museo Inacabado de Arte Urbano.

M.I.A.U.

El Museo Inacabado de Arte Urbano (MIAU) es un proyecto en constante evolución y crecimiento, que nació con la pretensión de ser un movimiento social que fomentase la convivencia entre los vecinos del pequeño pueblo de Fanzara. El proyecto se convirtió rápidamente en una experiencia colectiva de convivencia, colaboración e intercambio recíproco de aprendizaje entre artistas, vecinos, voluntarios y organizadores, todo a través del arte urbano.

Y esa es la mayor particularidad de este museo: el contacto íntimo entre los vecinos (que en su mayoría ronda entre los 70 y 80 años) y los artistas. Tan íntimo como que son los propios vecinos quienes alojan a los artistas en sus casas y les dan de comer

Cuenta Javier López (uno de los creadores junto a Rafa Gascó) que “el diálogo entre un artista acostumbrado a moverse entre Nueva York, Londres o París y un paisano que no ha salido en su vida de la Sierra de Espadán, aderezado por la noche, en la terraza del bar, con varias cervezas, puede acabar siendo surrealista. Pero lo más curioso es que se entendían.

Citando a Ashifa Kassam en The Guardian: “Es increíble ver a un artista urbano pintando un mural mientras un grupo de abuelos está alrededor de él, preguntándole acerca de qué está pintando y por qué.”

MIAU Fanzara
MIAU. Obra de Sabotajealmontaje.

Artistas

En su primera edición en 2014, 21 artistas aceptaron el reto, algunos de los más reconocidos de este país como: Escif, Deih, Julieta Xlf, Hombrelópez o Susie Hammer, entre otros. Y todo ello sin cobrar. Pues esa es otra parte importante de este museo, los artistas donan su obra al pueblo que les acoge. 

Y este año, en su sexta edición, han pasado artistas de ocho países distintos: Alberto Montes (España), Colectivo Licuado (Uruguay), Doa Ocampo (España), Jacoba Niepoort (Dinamarca), Koz Dos (Venezuela), Monkeybird (Francia), Mono González (Chile), Nuno Alecrim (Portugal), Sabotajealmontaje (España) y Anna Willow (Reino Unido).

MIAU Fanzara
MIAU. Ángel negro, obra de Sr. Arribas. La mujer tumbada es obra de Taquen.

El futuro

MIAU seguirá si hay colaboración. Que los artistas no cobren por su trabajo no quiere decir que la organización del MIAU no incurra en gastos. A los artistas se les paga los desplazamientos, los gastos derivados de sus estancias y, por supuesto, el material. Pero sin más ayudas públicas ni de empresas privadas, los ingresos de la venta de merchandising y de las visitas guiadas se hacen imprescindibles. 

De hecho este año tuvieron que abrir un crowdfunding en la plataforma GoFoundMe para recaudar 5.000 €, la mitad del coste estimado que supone organizar el evento.

Por ello el museo aspira a consolidar su ruta de visitas guiadas por los murales que salpican las calles de Fanzara, y a potenciar la organización de talleres de graffiti con los colegios y que dejan ya un balance de 7.500 participantes. Dos vías para ganar independencia monetaria y lograr que el MIAU esté vivo todo el año.

MIAU Fanzara
MIAU. Obra de Deih

En las calles de Fanzara hay más de 150 intervenciones artísticas, testimonio del trabajo de 85 artistas durante las seis ediciones de funcionamiento del festival.

El MIAU no es como una exposición en un museo de Bellas Artes, como la de Zuluaga en Bilbao (que reseñó Esperanza Hernández para Creative Katarsis).

Vivir en Fanzara es vivir dentro de un museo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.