Sorpresas que ha traído la tecnología

0
Tecnología

La tecnología no deja de sorprendernos: desde relojes digitales hasta casas inteligentes, hoy en día la tecnología pone a nuestro alcance cosas que jamás hubiéramos imaginado hacer o tener. Durante los últimos años hemos asistido a una revolución tecnológica: pues son cada vez más los artilugios que aparecen en nuestro día a día haciendo que cada vez más recurramos a la tecnología.

Una de las mayores sorpresas ha venido de la mano del mundo de la economía: ¿quién podría esperar que en el siglo XXI se pudiera pagar con dinero que no podemos tocar? Las monedas digitales, también conocidas como criptodivisas, han llegado para quedarse. Al principio podía parecer un poco raro aquello de pagar un producto o recibir un dinero que no se puede tener físicamente, y por tanto no se puede sacar de un banco tradicional. Sin embargo, cada vez son más los adeptos a las monedas virtuales, así como las monedas digitales que aparecen en el mercado. El bitcoin fue la primera cripto divisa en aparecer y aunque sigue siendo la más fuerte y la más demandada, cada vez tiene mayor competencia: el Ethereum lleva siguiéndole de cerca durante este último año.

Con la aparición de las monedas digitales también han surgido los bancos y monederos especializados en este tipo de divisas: espacios digitales en los que guardar las monedas digitales a buen recaudo. También han sido muchos los inversores los que han echado el ojo a estas monedas para operar en ellas en el mercado forex, pues las disputas entre países en materia comercial, política y económica afecta a las criptodivisas en menor medida. Para invertir en la más conocida de las cripto, los traders operan con una app de trading en bitcoin regulada por algún bróker conocido y de confianza.

La tecnología también ha afectado en gran medida la forma en la que nos movemos: ya no es necesario esperar a que venga el siguiente tranvía, con una aplicación podemos ver a qué hora exacta pasa el medio de transporte que queremos coger aunque haya habido algún atasco. Pero no solo facilita el uso de transporte público, también el privado. Por ejemplo, hay varias aplicaciones que nos ponen en contacto con un conductor que va a realizar un recorrido concreto con su coche, para que podamos compartir coche: apps para compartir coche. También han surgido nuevos negocios digitales que permiten a particulares ofrecerse como conductores con coche, a modo de taxi: a precios muy competitivos y con reservas muy sencillas de realizar gracias a las apps. ¿Quién podría esperar convertirse en taxista gracias a una aplicación para móvil? Pero la tecnología va más allá: algunas ciudades con tecnología puntera están desarrollando ya planes para construir trenes, tranvías y metros que no necesiten conductores.

La tecnología ha traído muchas sorpresas durante esta última década y todo apunta a que seguirá trayendo muchas más: de momento, las criptomonedas se van haciendo un hueco cada vez más grande en nuestro día a día.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.