La moción de censura contra el Partido Popular

0
Moción de censura

LA MOCIÓN DE CENSURA

Debo reconocer que me ha costado mucho ver a Santiago Abascal durante la moción de censura contra el gobierno a pesar de que estoy acostumbrado a ver horas seguidas de discursos políticos. Es posible que este artículo sea más una opinión que un análisis, pues lamentablemente cada vez que hablo de Vox me cuesta no ser ideológico y parcial, lo reconozco, pero necesito expresarme y lo aviso de antemano. Se me hace imposible tomar en serio a alguien que da valor a una conspiración sin indicios y sin ninguna prueba, sí, hablo sobre el supuesto origen del coronavirus en un laboratorio en Wuhan y que, por ahora, los científicos coinciden en que su procedencia es natural.  

La moción de censura contra Pedro Sánchez es supuestamente por su mala gestión frente al covid-19, no obstante, el arsenal argumentario de Abascal durante esos dos días fueron ataques a la ideología del gobierno y no a sus acciones. Parte de sus disparos dialécticos no iban dirigidos a PSOE o Unidas Podemos, sino al Partido Popular. Pablo Casado era probablemente el principal objetivo de Vox desde el principio. Ninguna propuesta, todo descalificaciones contra la ideología del gobierno de coalición, que el partido tacha de “socialcomunista“.

El partido de extrema derecha no es más que la escisión franquista del PP, pero todavía quedan votantes “nostálgicos” entre los azules. Casado lo sabe, por eso juega en terreno resbaladizo y siempre va dando pasos de hormiga cuando se enfrenta a Vox para no cometer el más mínimo error. Sin embargo, el discurso del líder del PP ha sido atronador, un golpe en la mesa al grito de “basta ya”.

¿Ha vuelto el partido azul a girar a la centroderecha? Nada más lejos de la realidad. Estos volantazos al centro son, como siempre, puro teatro. El PP no va a prescindir de Vox en ningún gobierno autonómico, ni tiene la más mínima intención de hacerlo. Es más, veo muy probable que incluso pensaran votar “sí” en la moción de censura, como Cayetana Álvarez de Toledo. No obstante, es posible que a partir de ahora el mensaje que intente transmitir Casado sea el de la moderación, más alejado a la derecha de Isabel Díaz Ayuso o de Álvarez de Toledo. Igualmente, deberíamos preguntarnos por qué votaron “no”. 

“República Islámica Catalana”, discurso anti Unión Europea, anticomunista, pro Donald Trump, no sé qué del virus chino porque forma parte de la ‘plandemia’ junto con la Organización Mundial de la Salud, que si gobierno ilegitimo… todo eran ofensas y teorías sin pruebas. El discurso de Abascal ha sido excesivamente reaccionario, y le ha puesto en bandeja a Casado poder ofrecer un discurso coherente para quedar como esa derecha que mantiene los pies en la Tierra. Los medios de comunicación, tanto de izquierdas como de derechas, han elogiado esta decisión tan congruente de los azules, como por ejemplo La Razón o el ABC.

Esa búsqueda de Vox por querer aparentar ser la única oposición firme contra el gobierno no parece haber funcionado, aunque realmente no conocemos a ciencia cierta qué opina la derecha y, por tanto, no podemos dar por ganador al PP en esta moción de censura porque la realidad podría ser diferente, lo cual sería bastante preocupante porque significaría que estamos ante una americanización de la sociedad española, con unos mensajes similares al presidente de Estados Unidos: populismo, odio y teorías conspirativas por doquier con el objetivo de crear incertidumbre y debilitar al resto de partidos políticos que se oponen a todo eso por resultar una amenaza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.