La metáfora del billete arrugado – ¡Recupera tu autoestima!

1
La metáfora del billete arrugado - Creative Katarsis.

LA METÁFORA DEL BILLETE ARRUGADO

¿Estás pasando por una mala racha? ¿Te sientes vacío, incomprendido y sólo? En otras palabras… ¿Tienes la autoestima por los suelos? Para llevar una vida significativa y cumplir sus exigencias es condición sine qua non recuperar la autoestima. Porque la esencia de ésta es confiar en nuestra propia mente y en saber que somos merecedores de la felicidad. Al fin y al cabo, es la máxima aspiración que puede tener el ser humano en la vida. Por lo tanto, te invito a que leas esta historia cuyo mensaje esperanzador puede hacer que recobres la confianza en ti mismo con La metáfora del billete arrugado.

¿AÚN QUIERES ESTE BILLETE? La metáfora del billete arrugado - Creative Katarsis.

La metáfora del billete arrugado es un relato sencillo y esclarecedor que puede llegar a ser de gran ayuda para cuando pasemos por momentos difíciles. Existen varias versiones para transmitir el mismo mensaje. En uno lo protagoniza un profeso de Universidad, en otras es un conferenciante, pero en la mayoría son un par de amigos que se encuentran en un bar.

El denominador común de todas las versiones de esta peculiar historia motivadora radica en que por muy arrugado que esté sigue conservando su valor. A continuación vamos con La metáfora del billete arrugado visto desde la versión del profesor de Universidad.

En la Universidad un profesor venía observando que una de sus clases no tenía la motivación suficiente y estaba detectando que la autoestima estaba cada vez más baja, así que un día comenzó su conferencia sosteniendo en su mano un billete de 500 euros mientras se lo enseñaba a todo el alumnado. En el aula había en ese momento más de cien estudiantes a los que les preguntó:

-¿Quién de ustedes desearía que le regalara este billete de 500 €?

De inmediato se levantaron muchas manos, tal como era de prever. El profesor dijo entonces:

-Le voy a dar estos 500 € a uno de ustedes pero primero déjenme hacer esto-. De inmediato procedió a estrujar el billete, preguntando después -¿Alguien lo quiere todavía?

Las manos se levantaron nuevamente y en mayor número que antes.

-Bien-, replicó -¿qué pasa si yo hago esto?- Lo tiró al suelo y comenzó a pisarlo con su zapato, y levantándolo ahora completamente aplastado y sucio, volvió a preguntar -Ahora, ¿quién de ustedes todavía lo quiere?

Otra vez las manos de casi todos los estudiantes se levantaron rápidamente.

-Bien, pues síganme un momento-, dijo mientras salía por la puerta de la clase sin detenerse hasta llegar al exterior del edificio.

Esperó a que terminaran de salir sus alumnos y cuando todos le habían rodeado de nuevo, cogió el billete sucio que llevaba aun en su mano y lo tiró a un charco lleno de barro y hojas secas volviendo a pisarlo para que se quedara totalmente inmerso en el lodo.

-¿Alguien de ustedes lo querría todavía?- preguntó a la concurrencia, volviendo a ver como todas las manos se levantaban de nuevo. -Queridos alumnos, acaban de aprender la lección más importante del todo el curso.

Los alumnos se miraban entre si perplejos sin acabar de entender lo que su viejo profesor quería transmitirles, pero siguió hablando.

-No importa lo que le pasó al billete. Lo he arrugado, tirado al suelo, pisoteado, metido en el barro más sucio y, aún a pesar de todo ello, ustedes todavía desean tenerlo. ¿Por qué? Sencillo, porque todavía no ha perdido su valor. Todavía vale 500 €. Muchas veces en nuestras vidas somos pisoteados, estrujados, y tirados al barro; la vida y las circunstancias nos hacen pasar por momentos duros y nos sentimos como si fuéramos inservibles, como si no sirviésemos para nada absolutamente. Sin embargo, no importa lo que les haya ocurrido o lo que les ocurrirá, ustedes nunca perderán su valor porque lo que ustedes valen no reside en la situación que les rodea ni en las condiciones en que ustedes viven en cada momento; el verdadero valor reside en su interior y eso nunca cambiará. Y nada, por duro o malo que ocurra, podrá modificar el valor interior de cada uno de ustedes; no lo olviden nunca. Sucio o limpio, pisoteado, arrugado o impecablemente planchado ustedes son lo que hay dentro de cada uno.

Consigue una motivación colosal con estas 10 canciones motivadoras de Rock.

Quiero añadir una breve reflexión sobre La Metáfota del billete arrugado. Ya que hay que ver el otro lado de la moneda de esta historia. Aunque el billete conserve su valor, ya puedes estirarlo y plancharlo que nunca volverá a su estado inicial. Lo mismo ocurre con las personas. Pueden sobreponerse de un duro revés que le haya dado la vida pero…. Conservarán para siempre las cicatrices de ese infortunio. Lo que significa que esas lecciones quedarán grabadas a fuego en su interior. Lo cual les hará más sabios y, por ende, estarán más preparados para el futuro.

Fortalece tu espíritu con esta rutina de ejercicios mentales de Bruce Lee.

¿Has recuperado tu autoestima gracias a La metáfora del billete arrugado? Házmelo saber en los comentarios.

Fuente: En buenas manos.

 

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here