La integridad personal en un mundo corrupto – ¿Realidad o utopía?

0
La integridad personal en un mundo corrupto - Creative Katarsis

LA INTEGRIDAD PERSONAL EN UN MUNDO CORRUPTO

La integridad consiste en la integración de ideales, convicciones, normas, creencias, por una parte, y la conducta, por otra. Cuando nuestro comportamiento es congruente con nuestros valores declarados, cuando concuerdan los ideales y la práctica, podemos decir, sin temor a equivocarnos, que tenemos integridad. Pero…. ¿Es posible mantener La integridad personal en un mundo corrupto? ¡Vamos a averiguarlo!

LA SINCERIDAD ESTÁ EN NUESTROS ACTOS

La integridad personal en un mundo corrupto - Creative Katarsis“Integridad es hacer lo correcto aunque nadie nos esté mirando”. – Jim Stovall.

Alguien puede pensar que la integridad personal es un fútil y quimérico intento si se desarrolla en un entorno corrupto. Ya que una sola persona no va a cambiar el mundo por muy íntegra que sea. ¡Pues bien! Antes de entrar en materia, me gustaría compartir la fábula del colibrí:

Aquel día hubo un gran incendio en la selva. Todos los animales huían despavoridos. En mitad de la confusión, un pequeño colibrí empezó a volar en dirección contraria a todos los demás. Los leones, las jirafas, los elefantes… todos miraban al colibrí asombrados, pensando qué demonios hacía yendo hacia el fuego. Hasta que uno de los animales, por fín, le preguntó: “¿Dónde vas? ¿Estás loco? Tenemos que huir del fuego”. El colibrí le contestó: “En medio de la selva hay un lago, recojo un poco de agua con mi pico y ayudo a apagar el incendio”. Asombrado, el otro animal sólo pudo decirle “Estás loco, no va a servir para nada. Tú solo no podrás apagarlo”.
Y el colibrí, seguro de sí mismo, respondió: “Es posible, pero yo cumplo con mi parte.”

Si los personajes públicos, que se suponen que deberían ser un ejemplo a seguir (pero del bueno), como figuras políticas, líderes religiosos, directivos de grandes empresas, banqueros…. tuviesen altas normas morales, sería muchísimo más fácil para cualquier persona comportarse de una manera íntegra, que en una sociedad donde impera la corrupción, la picaresca y el cinismo desmesurado.

Lo fácil es dejarnos llevar por nuestras neuronas espejo. Tener ese terrible planteamiento que dice: “Como los demás lo hacen, ¿Por qué no lo voy a hacer yo?”. Porque si estás leyendo esto, amigo lector, seguramente no seas un ser corrupto. Lo difícil es esforzarse por hacer que tu vida sea un reflejo de tu visión interior de lo que es correcto. Y no es fácil ir tras la congruencia moral cuando uno se encuentra varado en un vertedero moral. Pero recuerda que solo los peces muertos son arrastrados por la corriente.

El mal progresa gracias a la pasividad provocada por la ceguera voluntaria en unos, y por la autocomplacencia en otros. Edmund Burke, dijo una vez: “Para que triunfe el mal, solo es necesario que los buenos no hagan nada”. Conviértete en el cambio que quieres ver en el mundo. Porque el mundo cambia con tu ejemplo, no con tu opinión. Y la mejor manera de inspirar al resto es, precisamente, dando ejemplo. De hecho, en la sociedad civil hay personas que, ya sea por su propia cuenta o perteneciento a un colectivo, luchan por tener una sociedad más justa, equitativa e igualitaria.

A veces, los pequeños gestos de honradez y coherencia, en un mundo sumido en la mediocridad, el egoísmo y la indigencia intelectual, dan fuerzas para seguir adelante en esta lucha por La integridad personal en un mundo corrupto. Concluyo esta reflexión con un breve fragmento de la película El Hobbit, en la que Gandalf comenta algo muy interesante al respecto.

¿Tú también crees que es posible mantener La integridad en un mundo corrupto? Házmelo saber en los comentarios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here