La crónica de Rise Against, Refused y Berri Txarrak

1
La crónica de Rise Against, Refused y Berri Txarrak - Creative Katarsis

CUANDO LOS TELONEROS LO PETAN MÁS QUE EL CABEZA DE CARTEL

La crónica de Rise Against, Refused y Berri Txarrak va dirigida a todos aquellos que se dieron cita (y también para los que se lo perdieron), el pasado 4 de octubre en el BEC (Bilbao Exhibition Centre) de Barakaldo, para ver en directo a estas tres bandas en directo, con motivo de la gira de los de Chicago por España, algo que ya anunciamos en un artículo del mes pasado.

Este minifestival cuyo promotor fue Doctor Music, ofreció un cartel muy atractivo, ya que Rise Against vino acompañado por un icono del Hardcore Punk: los suecos Refused, tras una inactividad de 15 años que los mantuvo fuera de los escenarios, y por los incombustibles Berri Txarrak, seguramente el grupo vasco más internacional en la actualidad. Sin más preámbulo, pasemos a La crónica de Rise Against, Refused y Berri Txarrak en el BEC.

BERRI TXARRAK

La crónica de Rise Against, Refused y Berri Txarrak - Creative Katarsis

Nada más llegar al recinto, los asistentes vieron como el escenario estaba ornamentado con fachadas de edificios, y en el fondo del mismo, se exhibía la portada de ‘Denbora Da Poligrafo Bakarra’ (El tiempo es el único polígrafo), el triple álbum de Berri Txarrak, con el que conmemoraron el año pasado sus dos décadas de existencia. Y como de costumbre, el grupo navarro volvió a demostrar el por qué suele aparecer en algunas revistas de rock estatales como la banda con el ‘Mejor Directo’.

Abrieron el show de forma frenética con “Folklore” al que le siguieron a toda velocidad y sin pausa alguna, los temas “Gure Dekadentziaren Onenean”, “Ordaina”“Bigarren Itzala”. Tras un arranque tan apabullante, continuaron con el clásico “Orekak”, en el que antes de pasar al estribillo final, sorprendieron al incluir, a modo de interludio, una versión de la canción “Kids” del grupo de rock psicodélico: MGMT, al que le acompañó un parón musical que duró un minuto aproximadamente, en el que los tres músicos se quedaron petrificados cual estatuas de cera, en una pose muy fotogénica (algo que aprovecharon los fans para sacar unas cuantas fotos), y acto seguido, renaudaron donde habían dejado Orekak e intrepretaron el estribillo que quedaba pendiente.

El trío de Lekumberri seguía enchufadísimo y como muestra prosiguieron la tralla con la melódica “Isiltzen Banaiz”, a la que le siguió un detalle para los fans de toda la vida: un Medley en el que tocaron fragmentos de temas de antaño como “Stereo” ,“Lepokoak”, “Harra” ,“Jaio.Musika.Hil” e “Ikasten”, con el que cerraron esta brutal mezcla sonora. Luego vinieron más canciones como “Hiltzen Oinarri Ahula” de su último disco, la sosegada “Eskuak” para levantar las manos y coger aire para el último impulso, que venía cargado con la fantástica “Bueltatzen”, con el himno “Denak Ez Du Balio”, en el que como era de esperar, contó con la colaboración vocal en directo de Tim McIlrath (cantante de Rise Against), y con la bestial “Ohiu”, que puso el broche de oro a un conciertazo que terminó por ser el mejor de la velada.

Berri Txarrak ofrecieron un bolo de poco más de una hora, que fue para quitarse el sombrero, con un sonido contundente, una actitud intachable sobre el escenario, un setlist heterogéneo en el que interpretaron diferentes estilos, además de dejar para el final de su repertorio, los que para un servidor son los tres mejores temas del grupo vasco. Y si a todo ésto sumanos la comunión perfecta entre grupo y público, que coreó al unísono los estribillos y botó con los temazos de los navarros, podemos decir que dejaron el listón muy alto para las dos bandas que iban a continuar el show.

REFUSED

La crónica de Rise Against, Refused y Berri Txarrak - Creative Katarsis

Llegaba el turno de los suecos Refused. La leyenda del Hardcore Punk fue más austera que Berri Txarrak en lo que a puesta en escena e iluminación se refiere. Salieron al escenario sin aderezo alguno y con unos focos situados a ras de suelo que proyectaban una luz tenue. Un formato más intimista que el que se espera en un concierto de estas características, y que hubiera sido más adecuado en una sala con un aforo más reducido.

Comenzó a sonar un discurso político que sirvió como introducción para la entrada de los músicos al escenario, quiénes arrancaron con la intensa “Elektra”, la canción que abre su último disco: ‘Freedom’. Siguieron ofreciendo tralla con “Dawkins Christ”, otro tema de su nuevo LP, con el que el cantante Dennis Lyxzén empezó a venirse arriba. A este tema le siguió la demente “Rather Be Dead”, en la que Dennis berreaba como si no hubiera un mañana.

A lo largo del concierto tocaron unos cuantos temas clásicos como es el caso de “The Deadly Rhythm”, en la que tuvieron el detalle de introducir a mitad de la canción el riff del “Raining Blood” de uno de los cuatro grandes de Thrash Metal: Slayer. El momento álgido del concierto vino al final del mismo, cuando llegó el “Refused are fucking dead”, con el que la enagenación del grupo terminó por contagiar al público, algo que se exacerbó con el penúltimo temazo de su setlist: “New Noise”, el tema más popular de los nórdicos, cuyo estribillo fue coreado por el público mientras más de uno elevaba sus rodillas al pecho, en pleno salto. Y como colofón, la banda sueca finalizó su bolo con un tema inesperado: Tannhauser/Derivé.

Los suecos demostraron actitud y profesionalidad en un concierto convincente y con un setlist cargado de temazos. A destacar no solo los clásicos de su álbum más emblemático: “The Shape Of Punk To Come”, sino también el repertorio de movimientos del Frontman del grupo, con sus bailes dementes, movimientos acrobáticos y su control completo y total del micro, el cual lanzaba al aire y lo cazaba en pleno en vuelo con agilidad felina, algo que sorprendió a los espectadores.

RISE AGAINST

La crónica de Rise Against, Refused y Berri Txarrak - Creative Katarsis

Alrededor de las 22:30 de la noche salió a la palestra el cabeza de cartel: Rise Against. Su puesta en escena fue bastante llamativa: Unas letras gigantes y bien iluminadas que rezaban: RI-SE, colocadas sobre el escenario y que iban cambiando de color, al igual que se iban intercambiando varias portadas del grupo como telón de fondo, mientras iba trancurriendo el concierto.

Comenzaron dando caña con “The Great Die-Off”, la canción inicial de su último trabajo de estudio: ‘The Black Market’. Al que le siguió “The Good Left Undone”, un tema de antaño que tuvo mejor acogida que el anterior. Luego llegó “Satellite” y con esta canción se confirmó el handicap que lastraron desde el comienzo del directo y con el que continuarían cargando hasta el final del mismo: ¡Su habitual mal sonido en vivo! Las guitarras estaban tan altas, que sus riffs eclipsaban la voz del cantante, la cual se percibía con bastante dificultad y en ocasiones, apenas se le podía escuchar.

Sin embargo, no se les pudo achacar nada en cuanto a entrega y repertorio, el cual estaba compuesto por temazos como “Survive”, “Prayer of the Refugee” y “Give It All”, en los que tuvieron mejor acogida por parte del público, al corear sus letras y saltar al son que marcaban los respectivos tiempos de las canciones. Uno de los momentos más recordados fue cuando Tim McIrath le devolvió a Gorka Urbizu de Berri Txarrak, la cortesía de subir al escenario para cantarse un tema con su banda. El corte elegido fue “Black Masks & Gasoline”, pero desgraciadamente se volvió a repetir el sonido infernal de las piezas anteriores, por lo que a Gorka se le escuchó poco y su parte fue prácticamente ininteligible. ¡Eso sí! en cuanto a actitud en el escenario… ¡Hubo para parar un tren!

Tras el arrollador “Ready to Fall”, llegó el momento acústico del grupo. Sin duda alguna, otra de las contras el directo. Puesto que Tim se colgó la guitarra y tocó en solitario dos baladas de seguido: “Hero of War” y “Swing Life Away”. Fue un aspecto negativo porque a pesar de que por fin escuchábamos la voz de McIrath y que las canciones fueran coreadas, también cosechó unos cuantos bostezos, al ofrecer dos baladas de forma consecutiva. Llegaba el momento de quemar los últimos cartuchos, y ya con el grupo de nuevo al completo sobre el escenario, pasaron a interpretar “Dancing for Rain”, tema que estuvo arropado por el público, y más aún lo estuvo el corte con el que concluyeron el espectáculo: “Savior”. Fue la canción con la que la gente echó el resto al tratarse de la última y también al ser uno de los temás más conocidos de los estadounidenses.

CONCLUSIÓN

La crónica de Rise Against, Refused y Berri Txarrak - Creative Katarsis

La crónica de Rise Against, Refused y Berri Txarrak puede resumirse en que el pez pequeño se comió a los grandes. El grupo euskaldún jugaba en casa y supo sacarle partido dando un concierto muy completo en todos los sentidos, ofreciendo un repertorio muy variado (con sorpresas incluidas), e interpretaron sus temazos con un ímpetu desmedido en el escenario. Por otro lado, Refused nos hizo recordar aquel refrán que dice: “El que tuvo, retuvo”. Dejaron un un buen sabor de boca al respetable con sus temas clásicos y con el show que brindó su frontman: Dennis Lyxzén.

Por su parte, Rise Against tenía que superar o como mínimo mantener, el nivel altísimo que habían dejado los dos teloneros. A pesar de que presentó un setlist atractivo y le puso ganas, el mal sonido que acompañó al grupo en directo hicieron que no pudieran cumplir con las expectativas. No dieron un mal concierto pero fue inferior a los dos anteriores, y en especial, al de Berri Txarrak.

Para terminar la crónica, os dejamos un vídeo en el que recopilamos todas y cada una de las fotos que sacamos de los respectivos conciertos de Rise Against, Refused y Berri Txarrak, el pasado 4 de octubre en el BEC (Bilbao Exhibition Centre) de Barakaldo.

Fotos por  Iván Extramiana, cofundador de Creative Katarsis.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here