GPD WIN – Análisis de la joyita de los low specs gamers

0
GPD WIN

ANÁLISIS DE LA GPD WIN ESA GRAN DESCONOCIDA

Voy a empezar mi andadura en esta página hablando de la GPD WIN, un “cacharrico” que si bien no es nuevo (lleva en el mercado desde Octubre de 2016) si es un gran desconocido en el mundillo gamer… bueno, salvo en el “frikigrupo” de WhatsApp por el que suelo pestosear y en un par de cibernichos de dudosa reputación…

ADVERTENCIA, este poderoso bichito no es un dispositivo killer de nada que no exista en el mercado… tampoco vais a poder ser orgullosos miembros de la Master Race, de esos que corren cualquier juego con todo en Ultra a 1000 FPS y se dejan las pupilas disecadas con el input lag a 0 milisegundos. Por el contrario, sí os  va a permitir matar esos ratos muertos odiosos en el metro, en el avión… hasta en el baño si me apuráis, que deberían estar prohibidos por la Convención de Ginebra.

ADVERTENCIA 2, si cuando adquirís un aparato solo os limitáis a utilizarlo, alejaos como si de la peste se tratase de esta pequeña reseña; esto no está hecho para vosotros. Por contra, si sois de los que toquetean y toquetean con una sonrisilla y con la musiquilla en la cabeza de Tony Stark creándose el Mark 42, que tiemble vuestra cartera (su precio ronda los 375-400 €).  Esta consola ofrece un abanico bastante majo de posibilidades, pero a cambio vais a tener que invertir tiempo en las configuraciones.

Vamos al lío… En octubre de 2015 la compañía china GamePad Digital lanzó vía crowdfounding en Indiegogo, un proyecto de consola de mano basada en Windows, con el objetivo de poder jugar títulos de steam, origin, uplay, en cualquier lugar. El proyecto salió adelante y la empresa empezó a distribuir los primeros modelos en octubre del 2016. Las características y tripas de esta consola portátil son las siguientes:

[Porno geek on]

– Sistema Operativo Windows 10 Home (actualmente soporta Creators, no sin ciertos problemas al actualizar)

– CPU de 64-bit x86 1.60GHz -2.40GHz Procesador Intel Atom Z8700 o en una version posterior el casi identico Z8750 (2.56GHz). Tecnología de 14 nanómetros.

– GPU Intel HD 405 Graphics 200MHz (600 max) y algo más de 512 MB de memoria.

– Memoria 4GB LPDDR3 RAM

– Almacenamiento de 64 GB ROM (eMMC 4.51)

– 1 ranura microSD (128GB max)*

– 1 ranura USB 3.0 Type A, (128GB max)*

* Es vital complementar la consola con al menos una de estas unidades para no ir muy justo de espacio.

– Pantalla 5.5″ 1280×720, 720p 16:9 Capacitive display, multi-touch con Gorilla Glass 3

– Además del teclado qwerty, lleva integrado un gamepad al estilo de un control de XBOX, el cual se puede utilizar con configuraciones dinput, xinput y como ratón + teclas especiales de Windows en base a un switch que tiene la consola. Sin ser una maravilla, teniendo en cuenta el reducido espacio es bastante cómodo y responde bien a las exigencias de casi cualquier género de juego.

Teclado de la GPD WIN
Teclado de la GPD WIN

– Conectividad: Wi-Fi 802.11a/b/g/n/ac (2.4 & 5GHz), Bluetooth, USB-C, MiniHDMI, ranura para cascos

Conexiones de la GPD WIN
Conexiones de la GPD WIN

Batería de 6900mAh lithium-ion battery con una duración que varía bastante dependiendo del juego que se quiera correr; entre 5 y 6 horas para juegos ligeros; entre 2 y 3 horas para juegos con alta carga gráfica.

[Porno geek off]

Como ya he comentado antes, estas especificaciones no son el sueño húmedo de Gave Newell, pero tienen una potencia suficiente para correr sin problemas todos los títulos de la anterior generación y unos cuantos de la presente. Eso sí, muchos de esos títulos tienen que configurarse con acabados gráficos en bajo para que tiren decentemente. Nada despreciable, puesto que estamos hablando de un micro pc Windows 10 con medidas 15.5 x 9.7 x 2.35 cm (cerrado) y que pesa unos 365 gr… o como diría Rajoy, “dicho de otra forma”, es casi una ps3/xbox360 en cuanto a títulos se refiere en la palma de la mano.

También puede mover juegos de nueva generación añadiendo determinados tweaks y modificaciones en los “.ini” y modificaciones en la bios del dispositivo para hacerlos “jugables”… lo cual es un poco farragoso pero muy gratificante.

La única pega que puedo colocarle a este dispositivo es la temperatura a la que llega la consola después de un par de horas de uso continuado; aunque tiene un ventilador, toda la carcasa acaba calentandose, y aunque no llega a quemar, sí es un poco molesto.

¿Vosotros qué opináis?

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here