El retiro de la decoración de Hontzak – La iglesia decide por nosotros

0
El retiro de la decoración de Hontzak - Creative Katarsis

EL RETIRO DE LA DECORACIÓN DE HONTZAK

La Ertzaintza retiró por orden judicial el crucifijo y varias imágenes decorativas de la txosna de la comparsa Hontzak en el recinto festivo de Bilbao, en plenas fiestas de la capital vizcaína, que el Obispado consideró “blasfemas”. La composición, titulada “Carnicerías vaticanas”, simulaba el despiece por trozos de carne de un Jesús en la cruz, bajo la cúpula del Vaticano, con el lema “Tomad y comed, este es mi cuerpo”. El Obispado consideró que esas imágenes atentaban contra la libertad religiosa y el respeto a las personas que profesan la fe cristiana. El retiro de la decoración de Hontzak ha sido la comidilla durante la Semana Grande bilbaína y ha dado lugar a opiniones enfrentadas. En este post voy a exponer mi reflexión personal sobre este polémico asunto.

En primer lugar quiero dejar claras dos cosas importantes. La primera es que las konpartsas que forman parte del recinto festivo de Fiestas de Bilbao; siempre han usado la sátira política y social en sus decoraciones. ¡Es humor trangresor! Por lo que una persona que esté en las antípodas de estas ideas, puede ver este tipo de ornamentaciones con cierto recelo y ser susceptible de ser ofendida.

La segunda es que esta supuesta afrenta no va dirigida a los creyentes, sino a la existencia en el código penal español del “delito contra los sentimientos religiosos”. Se trata de un ejercicio práctico de libertad de expresión y desobediencia civil, en el cual reivindican que no se le deben poner límites de ningún tipo al humor.” Pero lo mejor será leer el comunicado de Hontzak al respecto que publicaron en su cuenta de Facebook.

Hay que ver qué mandíbula de cristal y puño de hierro se gastan los obispos por el decorado de una Txosna. El retiro de la decoración de Hontzak se vio judicialmente desde un prisma demasiado conservador, que es el de “delitos contra los sentimientos religiosos”. De hecho, la resolución judicial, de apenas seis líneas de texto, no menciona ni un solo argumento jurídico para sostener la orden dada a la Ertzaintza para retirar la decoración con motivos religiosos de una Konpartsa.

Y es que visto desde otra perspectiva, este caso podría interpretarse como un ataque de intolerancia religiosa contra la libertad de expresión y el humor satírico. Porque si todos nos ponemos tan exquisitos a la hora de demandar todo aquello que nos parezca ultrajante… debería decir que a un servidor también le ofende ver cómo en Semana Santa pasean cristos ensangrentados con coronas de espinas y con una herida de lanza en un costado y, sin embargo, me aguanto y miro para otro lado.

También hago lo propio con los carteles que anuncian las corridas de toros durante la semana grande bilbaína. Los antitaurinos tenemos que mirar para otro lado si no nos gusta esas imágenes, y mucho menos ir a Vistalegre… ¡ya! ¿Pero no pueden hacer lo mismo los feligreses con respecto a Hontzak? No hace falta que nadie conteste puesto que es una pregunta retórica.

Y eso que en cada misa participan en la Eucaristía, ese sacramento antropófago del cuerpo y de la sangre de Jesucristo bajo las especies de pan y vino, que por medio de la consagración se convierten en su cuerpo y sangre. Sin embargo, ahora les agravia la tramoya de una txosna que dudo mucho que frecuenten. No obstante, cabe recordar la sentencia que absolvió a Javier Krahe, la cual demuestra que un mismo acto puede ser insultante para unos católicos y no para otros.

El retiro de la decoración de Hontzak - Creative KatarsisY antes de mirar y señalar la paja en el ojo ajeno, la iglesia debería mirar la pedazo de viga que tiene en el suyo. El retiro de la decoración de Hontzak fue propiciada por una denuncia de una institución eclesiástica que goza de una serie de privilegios que le otorga el Gobierno por la gracia de Franco, digo de Dios. Es más, en 2007, la Comisión Europea criticaba al gobierno español por las ventajas tributarias a inmuebles propiedad de la Iglesia. Recordemos algunas de estas prebendas:

  • Una legislación fiscal hecha a su medida, que permite a la iglesia católica la exención de diversos impuestos entre ellos el del IBI; es decir, la iglesia católica no está obligada a pagar el impuesto sobre bienes inmuebles; mientras que el resto de los ciudadanos sí.
  • Una ley hipotecaria y su reglamento vigente, la cual permite la apropiación de bienes públicos por parte de la iglesia católica. Son las denominadas “Inmatriculaciones”.
  • Una legislación tributaria que permite que, con una parte del impuesto de la Renta de los ciudadanos se financie el culto, el clero y el proselitismo religioso.
  • Una enseñanza dogmática católica vía conciertos educativos. Además, muchos de éstos centros concertados, mantienen todavía la separación por sexo en las aulas).
  • La confesionalidad simbólica de las instituciones del Estado, incluida la Jefatura del Estado monárquica, producto de un legado franquista.

Y todo esto ocurre en un “Estado aconfesional”. No lo digo yo, lo dice la Carta Magna. Esa constitución que para algunas cosas se sigue a rajatabla y, para otros asuntos, es papel mojado. Pero bueno, no olvidemos que esto ha ocurrido en un país en el que titiriteros, tuiteros y raperos han tenido problemas judiciales, mientras que algunos ladrones de guante blanco continúan en libertad, disfrutando de todos los placeres que les proporciona lo sustraído de las arcas públicas.

En pleno 2017 continúa el delito de blasfemia estando presente en el Código Penal Español (su propia sobreprotección jurídica la encontramos en el art. 525 del Código Penal). Está claro que para algunas cosas seguimos anclados en la Edad Media. A mí personalmente me ofenden los que se mancillan la razón cuando por ejemplo…

  • Predican pobreza mientras se apropian de bienes públicos.
  • Reclaman castidad mientras esconden pedófilos.
  • Decir a pacientes con cáncer (en realidad lo decían por ser activistas ateos o gays) que sus enfermedades son un castigo divino.
  • Obispos manifestándose contra el matrimonio homosexual, que demandaban quitarle un derecho a una minoría discriminada que, por fin, había conseguido equipararse en un derecho.
  • Hablan de paz y tolerancia mientras amparan guerras que llenan de muertos las cunetas.

El retiro de la decoración de Hontzak trae consigo un aspecto preocupante: no conocer las razones que le han llevado al juez a limitar la libertad de expresión. Si no existen se puede pensar que también limita la libertad de pensamiento; lo cual es muy grave. Y eso que Hontzak ha ganado la campana a la mejor decoración de Aste Nagusia 2017 por votación popular. Cabe añadir que en “solidaridad” con “Hontzak”, casi todas las comparsas (hay una treintena) colocaron en sus casetas únicamente la imagen de Jesucristo crucificado junto al despiece.

El retiro de la decoración de Hontzak encierra un grave problema: el Obispado es el que decide por nosotros lo que tenemos que ver y lo que no. Hablan de respeto y tolerancia los que precisamente no predican con el ejemplo. No es de recibo que unas creencias religiosas estén por encima de la libertad de expresión en democracia. Y es que todos somos Charlie Hebdo hasta que se toca uno de los poderes fácticos del país. Con la iglesia hemos topado, amigo Sancho.

No quiero finalizar este artículo de opinión sin incluir un vídeo de Kristo Puto, en el que nos informa de primera mano lo que se cuece realmente en Hontzak y en otras konpartsas del recinto festivo. ¡No os lo perdáis! Porque os aseguro que no dejará indiferente a nadie.

Ya que has llegado hasta aquí, echa un vistazo a este poema sobre la Aste Nagusi Bilbaína.

¿Crees que el decoración de Hontzak fue una afrenta o libertad de expresión? Házmelo saber en los comentarios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here