El encuentro entre Pablo Iglesias y Celia Villalobos – El análisis

0
El encuentro entre Pablo Iglesias y Celia Villalobos - Creative Katarsis

“ME OFENDE QUE DIGAS QUE MI PARTIDO ES CORRUPTO”

El encuentro entre Pablo Iglesias y Celia Villalobos fue uno de los temas más comentados durante la jornada del jueves. Y lo cierto es que no fue para menos. El candidato de Podemos, Pablo Iglesias, fue como invitado al programa Las Mañanas de RNE, que se emitía desde el hemiciclo del Congreso de los diputados, ya que se celebraba sus jornadas de puertas abiertas de la cámara baja, durante los días 3 y 4 del presente mes.

La dirigente del PP se disponía a recibir a los ciudadanos cuando se encontró con el candidato a la presidencia del gobierno por Podemos. Ambos se saludaron y acto seguido, comenzaron una conversación un tanto tensa, que dio mucho de qué hablar en las redes sociales. En este artículo vamos a analizar y reflexionar sobre algunas frases que se dijeron en El encuentro entre Pablo Iglesias y Celia Villalobos.

EL MONÓLOGO DE CELIA VILLALOBOS

El encuentro entre Pablo Iglesias y Celia Villalobos - Creative Katarsis

El encuentro entre Pablo Iglesias y Celia Villalobos fue muy comentado, especialmente, por las palabras que la vicepresidenta del Congreso dedicó al líder de Podemos. Algunos dicen que de aquel encuentro surgió un breve y espontáneo debate. Pero lo cierto es que fue Celia Villalobos quien casi monopolizó este… Vamos a decir rifirafe dialéctico, en el que Pablo Iglesias tuvo muy pocas oportunidades de responder a las palabras de su oponente. Vamos a analizar las frases más destacadas de la exministra del Partido Popular, ya que es importante reflexionar sobre ellas para darnos cuenta de en qué manos estamos.
  • “Los políticos estamos en la realidad y tocamos tierra todos los días”: ¿De qué realidad estaba hablando? ¿De la realidad paralela en la que viven sus señorías? Ya sabéis, esa realidad en la que ya no existe la crisis en España, en la que se crea trabajo a ritmo muy alto y en la que el país es admirado en Europa. Qué fácil es mentir cuando no se sienten las consecuencias de las brutales medidas que ellos aplican contra la población. Y es que las cosas se deben de ver de forma muy optimista cuando se tiene un sueldo de 105.914 euros brutos al año, que es el salario de la jugadora de Candy Crush por ser la vicepresidenta del Congreso.

 

  • “Tú solamente hablas, pero no escuchas”: Más bien fue al revés. Celia abogaba por el diálogo a la vez que interrumpía a su interlocutor. Pero bueno, tampoco me extraña viniendo de un partido que ha soltado perlas como que Rajoy ganó un debate al que no fue, que Franco no tomó el poder por la fuerza o que no estuvimos en Irak. Si el PP tiene la desfachatez de reinventar la historia, imaginad lo que no hará con una anécdota como ésta.

  • “Me ofende que digas que mi partido es corrupto”: Dicen que la verdad duele cuando te la dicen, porque sabes que es cierto. Y decir que el Partido Popular es corrupto, no es una opinión, ¡es un hecho! Solo hay que ver la cantidad de casos judiciales relacionados con la corrupción política en España, que parece una competición entre el PP y el PSOE (aunque no son los únicos), para ver quien de los dos es el partido más corrupto. A continuación, podéis consultar en este PDF de 14 páginas, el listado de políticos del PP imputados y condenados por corrupción. Es más, recordemos que un juez dio por cierto que el PP pagó con dinero negro la reforma de su sede de la calle Génova de Madrid. Aunque para los populares todo esto de que el partido pagaba con su caja B sobresueldos y gastos electorales… la segunda, ya tal.

 

  • “Mi partido, por desgracia, ha tenido casos importantes de corrupción que a quien más nos jode es a nosotros”: ¡Pues lo disimulan muy bien! Porque no parecía que les afectara tanto hasta que se hicieron públicos sus casos. Tanto les jodía su corrupción que tomaron medidas para erradicarla como: deshacerse de pruebas judiciales (destrucción de los libros de visitas de su sede nacional, pulverizar las agendas de sus extesoreros, borrar discos duros…), inhabilitar a jueces, evitar las comisiones de investigación y los plenos para hablar de la corrupción, entre un largo etcétera. Por no hablar del despido “en diferido” de Luís Bárcenas, que a Rodrigo Rato no le expulsaran del partido sino que se fuera él, que a Acebes no se le investigue dentro del Partido Popular, o el apoyo que recibió Monago por parte del PP en el escándalo de sus viajes a Canarias… entre un larga lista de medidas que cuestionan, y mucho, su supuesta lucha contra la corrupción.

 

  • “Hemos trabajado por el bien común”: Será por el bien común de su partido, de bancos y de grandes empresas. Porque para el resto… Nos recortaron en los tres pilares básicos del estado de bienestar (sanidad, educación y pensiones), y nos subieron los impuestos y el IRPF (justo lo contrario de lo que decía su programa electoral). Hicieron una reforma laboral que ha destruido empleo en vez de crearlo, impusieron la surrealista privatización del sol y castigo al autoconsumo eléctrico, además de su ley Mordaza, que limita derechos fundamentales como el derecho de defensa, la presunción de inocencia, el derecho fundamental a la intimidad y a la libertad personal, o el derecho a la información. Estas son “solo” algunas de las medidas que hacen que George Orwell se quedará corto cuando escribió su distópica novela, 1984. Todo esto al margen de los numerosos casos de corrupción. Lo cierto es que se ajusta más a la realidad una frase que dijo una vez Cospedal, cuando le traicionó el subconsciente: “Hemos trabajado mucho para saquear a nuestro país”.

 

  • “Deja la demagogia allí en la puerta, por favor”: Por culpa de algunos tertulianos  y de ciertos políticos de este país, la “demagogia” se ha convertido en la palabra comodín de la baraja dialéctica de éstos, para intentar desmentir una verdad irrefutable. Su definición exacta es: “Empleo de halagos, falsas promesas que son populares pero difíciles de cumplir y otros procedimientos similares para convencer al pueblo y convertirlo en instrumento de la propia ambición política”. Por lo tanto, se le podría decir a Celia que demagogia es lo que hicieron ellos hace cuatro años para alcanzar el poder, y que una vez allí, incumplieron sus promesas. Así que ningún dirigente del PP es el más indicado para decir a nadie que deje la demagogia en la puerta.

El encuentro entre Pablo Iglesias y Celia Villalobos se puede resumir en que prácticamente fue un soliloquio de la vicepresidenta del Congreso. La intervención de la dirigente del PP fue toda una demostración de hipocresía supina por su parte, al decir que su partido combate la corrupción cuando el Partido Popular es uno de los dos partidos más corruptos del país. La señora Villalobos quiso protagonizar por completo la “conversación” e intentó silenciar (con relativo éxito), al secretario general de Podemos, en un acto de altanería suprema.

Además, pretendió ningunear los argumentos del contrario con una trivialidad: “Ahí arriba hay un bar de diputados, espero que nos podamos tomar muchos cafés tú y yo“. Finalizó esgrimiendo la palabra comodín de muchos políticos y tertulianos: demagogia, para acto seguido, marcharse sin dar opción de réplica a Iglesias. Una acción muy democrática por su parte. Me supongo que iría a la cafetería a tomarse una tila para calmar esos nervios, y de paso, jugar unas partidas al Candy Crush.

La propia Villalobos aseguró al día siguiente que ella iba a “saludarle con educación” y él se puso de inmediato a acusar al PP de corrupto. “Yo le invité a tomar un café y casi no me escupió porque había mucha gente delante, peor para él”. El vídeo refleja que ella fue la única que escupió soberbia y falsedad en cada una de las palabras que pronunció. Respecto a la educación de Celia…. que le pregunten por ejemplo a su chófer lo educada que es, a ver qué dice al respecto.

Y no estaría de más que la exalcaldesa de Málaga dejara de responsabilizar a la sociedad de la corrupción política, ya que la mayoría les votó para que aportaran soluciones a los problemas, no para que los agravaran como han hecho durante estos últimos cuatro años. Si hay alguien que aún no ha visto el vídeo que muestra El encuentro entre Pablo Iglesias y Celia Villalobos, puede verlo a continuación para que saque sus propias conclusiones.

FUENTES: Las mañanas  de RNE, Infolibre, Diario Público, Wikipedia, Matad al Mensajero, El mundo de los locos, La República.

VIÑETA: Ferran Martín.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here