El Día de la Poesía

1

EL DÍA DE LA POESÍA

Walt Whitman cantándose a sí mismo
Pablo Neruda desnudándose en un espejo oblongo
Safo dirimiendo el final de una era
Y mil generaciones haciendo versos

Desde un himno gigante y extraño
Hasta una voz a ti debida
Sobrepasando el mundo en busca de corsarios
Imaginando con las manos
Cómo sería un mundo que gozara cerrando la mirada

Así se vibra desde este cáliz
Que es apartado por mil dementes
Desde la sombra del árbol recién plantado
Desde los númenes secretos del frío
Desde la luz de un beso
Dado sin saber besar aún los labios del prójimo

Todo es material poético
Todo es epicentro de sí mismo
Todo es cabalgar desorientado
Todo es morir sin morir en sí
Todo es silencio en un ángulo oscuro
Todo es belleza más allá del Danubio
Todo es certeza un paso atrás de la muerte

Y ahora este día de la Poesía
Me circunscribe a versificarme
Libremente como alma discursiva
Desde mi territorio inexplorado
Desde las afueras de mí mismo

Desde todos los rincones de la vida
Y hasta la última rendición de cuentas
Vamos anunciando mil prisas
Vamos perdiendo palabras en cada viaje
Vamos ganando el aire que nos falta
A ultrajes y a traspiés
A remolque y en volandas
Como si la tesitura de la poesía fuese líquida y feroz
Como un cuenco donde reposan las gotas furtivas del veneno
Y donde fuésemos a libar como las libélulas
Para embelesarnos en nuestra última sombra

Porque todo puede ser poesía
Porque todo puede ser posible
En la metáfora primera
En el esplendor metafísico
En el descubrir el origen de todo

Porque somos aquello que leemos
Algún día seremos aquello que es leído
Y todas las prosas del mundo
Se ablandarán y dirán sin más que no queda sino el poema
La memoria objetiva de que hemos aquí vivido.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here