El caso Julen – La tragedia convertida en espectáculo mediático

0
El caso Julen - La tragedia convertida en espectáculo mediático - Creative Katarsis

EL CASO JULEN

El caso Julen ha acaparado todos los informativos durante los 13 días que ha estado atrapado el cuerpo del pequeño. Muchos destacan que de este caso se puede extraer una parte positiva, y es que muchas personas se han lanzado a ayudar, dentro de sus posibilidades, para rescatar al niño. Sin embargo, los medios de comunicación han evidenciado su parte más negra y carroñera con esta tragedia.

Lejos queda aquello de que los medios de comunicación se dedican meramente a informar, se han convertido en vendedores de espectáculo y entretenimiento. Durante los días que el niño ha estado atrapado, han convertido el suceso en una especie de reality o miniserie en la que en cada informativo se estrenaba un capítulo y, para no perder detalle, se podía llevar un seguimiento en directo. 

Los medios han generado la expectación, el morbo y la sensibilidad en el público para que se enganchara a la noticia del mismo modo que a la serie o el programa de moda. Las lágrimas de la familia, las jornadas de trabajo, las imágenes del interior del pozo, las entrevistas a familiares y vecinos…Todo ello contribuía a la espectacularización mediática.

Fuente: loretrevino.com

Pero, ¿quiénes son los responsables? Pues, como ya apuntaba Giovanni Sartori en Homo videns: La sociedad teledirigida, los medios no pueden eximir sus responsabilidades y excusarse en que ofrecen lo que el público demanda. Ellos son los absolutos responsables de lo que nos muestran y, en muchas ocasiones, juegan con las emociones del espectador para conseguir su atención.

No es la primera vez que se utiliza una tragedia como el caso Julen o un suceso emotivo para copar informativos y programas especiales; los casos de violencia o abuso machista (documentales de Diana Quer o Marta del Castillo), los menores asesinados (el funeral del niño Gabriel televisado), los ataques terroristas (las imágenes del atentado de Barcelona) o los accidentes aéreos o ferroviarios (TV movie del caso Spanair) son escogidos para extraer los detalles más negros, íntimos y escabrosos que aparecerán en televisiones y portadas de periódicos.

Fuente: Extradigital

Este tipo de periodismo solo favorece a alimentar el interior más agreste del ser humano y, agrede a la profesionalidad de los periodistas que son fieles a los principios éticos del gremio y ejercen con total dignidad la responsabilidad de informar al público.

Esta fatalidad, al igual que otras tantas anteriores, deben instarnos a la reflexión sobre qué tipo de información queremos consumir y hasta qué punto se han atravesado las líneas del respeto y la intimidad para convertir en espectáculo y objeto de entretenimiento absolutamente todo. El amarillismo y sensacionalismo no pueden ser la tónica de los medios de comunicación.

Continúa leyendo en nuestra web sobre temática social.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.