El cargador del móvil ¿Por qué usar el del fabricante?

0

La batería y el cargador, los grandes desconocidos.

Hubo un tiempo, no hace mucho, en que cargabas un lunes por la mañana el móvil y llegabas al domingo con carga sin haber acercado el teléfono a ningún enchufe en toda la semana. En honor a la verdad, he de decir que era un Nokia 3310 y, si bien es cierto que nunca lo intenté, supongo que también podría haber clavado un clavo con él. El mundo de la telefonía móvil ha sido uno de los que más han cambiado y cambia a lo largo de los últimos años, pero hay una asignatura que parece estar todavía pendiente. Llevamos en la palma de la mano una tecnología que puede emular en muchas ocasiones al de un ordenador de sobremesa, pero todavía se depende mucho del cargador, y sobre todo, lo que es más importante, del cargador propio del fabricante. Es decir, Iphone con su cargador iphone, Samsung con el suyo, Huawei con el suyo…

Esto ocurría allá por el primer trimestre del año 2000, que fue cuando NOKIA sacaron uno de sus modelos más emblemáticos y vendidos de todos los tiempos. Tecnológicamente hablando, fue ayer por la mañana, aunque ya hayan pasado dos décadas. Pero como se ha citado en el párrafo anterior, siempre ha habido un problema con la batería. El primer móvil que irrumpió en el mercado fue el Motorola Dyna TAC 8000X, concretamente un 6 de marzo de 1983. Casi un kilo de ladrillo y costaba unos 4000 USD (unos 2900€ actuales).Tenía una autonomía como de una hora. Fijaos en el paso de gigante que se dio con los NOKIA. Aquello no hizo nada más que avanzar y evolucionar. Pero la batería, ¡Ah, la maldita bateria!

cargador movil Motorola
Martin Cooper y su ladrillo, er… su Motorola.

¡La Batería, la Maldita Batería!

Hemos comprado un móvil porque tiene una cámara de chorrocientos Megapixeles, un procesador que es igual que el que llevan integrados los trasbordadores espaciales y una bateria de 4000 mAh. ¿Pero que son los dichosos mAh? Pues uno de los números más importantes y más olvidados de nuestros móvil. Aprendamos un poco de Tecnología y de Electricidad. Tranquilos, no va a haber una disertación técnica, ni un examen de acceso al CERN; vamos a trabajar a un nivel más bajo, a nivel Bruja Avería, para divertirnos un rato.

Vayamos por partes. La Electricidad es el conjunto de fenómenos físicos relacionados con la presencia de cargas eléctricas, es decir, la propiedad de algunas partículas subatómicas de producir y ser influenciada por campos electromagnéticos. Lo primero que tenemos que tener en cuenta a la hora de entender estas medidas es saber lo que es un CULOMBIO: teniendo en cuenta que hablamos de particular subatómicas, el CULOMBIO mide la cantidad de electricidad o de carga eléctrica, es decir, el número de electrones que hay en un determinado punto y es de 6,24 *1018 de electrones, ¡que ya son unos cuantos! Pues un AMPERIO es una unidad de flujo, y supone el número de culombios que pasan por un determinado punto en un segundo.

La definición exacta y concreta del AMPERIO fue establecida en la IX Conferencia General de Pesas y Medidas de 1948 y reza algo así:

Un amperio es la corriente constante que, mantenida en dos conductores rectos paralelos de longitud infinita, de sección circular despreciable, y colocados a un metro de distancia en el vacío, produciría entre estos conductores una fuerza igual a 2 x 10–7 newton por metro de longitud.

Amperios cargador bateria
Un Ampe-qué? What?

Si habéis entendido algo, sois unos genios. Para el resto de los mortales, vamos a comparar los AMPERIOS con el cauce de un rio: que en un determinado punto de un rio pasen X metros cúbicos de agua por segundo, nos da una idea de lo caudaloso que es. Que por un determinado punto, pasen X AMPERIOS nos da una idea de los quintillones de electrones que pasan por un determinado punto en un segundo.

Nos vamos acercando hacia el concepto del que hablábamos antes, el de mAh. La bateria de un móvil no es otra cosa que una pila recargable. Debido a sus componentes (actualmente, polímero de litio y el venidero y prometedor grafeno) y a una series de reacciones químicas son capaces de almacenar todos esos electrones y volverlos a liberar cuando se necesiten.  Rebajamos un poquito la medida del AMPERIO a su milésima parte (mA) y establecemos ese flujo en una unidad de tiempo de una hora (mAh). Dependiendo del uso que hagamos del teléfono consumiremos más o menos de esos electrones almacenados en nuestra bateria. Whatsapp, videos, llamadas de teléfono, Redes sociales, tener más o menos brillo de pantalla, todo, todo consume esos electrones. Si cada hora consumimos unos 300 mA, una batería de 3000 mA, nos durará unas 10 horas. Un smartphone en reposo, apenas consume esos recursos, pero en cuanto empezamos a trabajar con él, empieza a consumir electricidad.

Pero ¿por qué el cargador original y no otro?

¿Por qué el cargador del fabricante? Porque es el que te entrega el fabricante, ¿Qué más razones se necesitan? Aparte de que es el adecuado para tu Smartphone (por su batería, por su voltaje y amperaje) estás cubierto por su garantía. Es de primer curso de sentido común.

En segundo lugar, cuando un fabricante te entrega su cargador, este aparatito ha pasado con una serie de controles de calidad que te garantizan un flujo de voltios y de amperios estable. Esto no sucede con ese cargador que has comprado más barato en “la tienda de” o en la “web de”. Sí, son similares en apariencia, aportan electricidad y cargan el móvil, pero como hemos visto, el flujo de electrones está sujeto a una serie de reglas y normas que de no cumplirse, pueden traer consecuencias negativas. Aparte algunos de esos cargadores baratos y no oficiales, siguen enviando electricidad al Smartphone cuando este ya está cargado, lo que es un asesinato para la batería.

Otro punto importante, como corolario al punto anterior, ahora que ya sabemos lo que es el amperaje, es que el cargador oficial siempre va a cargar tu batería con el amperaje correcto. Si el amperaje es más bajo, la batería tardará más en cargarse y las celdas que la componen no funcionarán correctamente, con lo que el móvil se descargará más rápido. De modo contrario, si utilizamos un amperaje mayor para cargarlo, se corre el riesgo de la sobrecarga. Tanto en un caso como en el otro estamos acortando la vida útil de la batería del móvil. Para que nos entendamos, ¿echarías gasolina a tu coche diésel o viceversa? No, pues con el móvil ocurre lo mismo.

Comprar un cargador original no es un gasto; es una inversión en la vida de tu smartphone.

Si te apasiona el mundo tecnológico, visita nuestra sección.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.