Derecho a amar el cine: 10 películas de juicios y abogados

0
derecho

DERECHO CINÉFILO – DIEZ PELÍCULAS DE JUSTICIA

La justicia se ha convertido en un valor ideal, ficticio, propio del cine y que a menudo se diluye en la realidad. Por ello, para tratar de alzar la voz y traspasar la pantalla, al más puro estilo de La rosa púrpura del Cairo, os dejamos 10 grandes películas de esas mal llamadas de jueces y abogados, que son algo más que eso y que un estilo propio: son un grito para recordar qué suponen el Derecho y la justicia, lo necesarios que siguen siendo hoy día y qué supone luchar por ellos.

En nuestra lista de 10 películas sobre prejuicios que os harían abrir los ojos ya os hablábamos de la gran fábula clásica e idealista Matar a un ruiseñorComo complemento de aquella, os traemos, al estilo de historias que se encontraron solas frente al peligro, 10 cintas frente a la injusticia.

DOCE HOMBRES SIN PIEDAD

La cinta de uno de los mejores directores norteamericanos de siempre, Sidney Lumet, es posiblemente la obra cinematográfica que mejor refleja la complejidad del Derecho y de la justicia y la importancia que tienen para la sociedad, algo que no debemos tomar a broma ni mucho menos valorar a la ligeraEn un jurado de doce personas que debe decidir por unanimidad si un hombre es o no culpable de asesinato, solo uno, un implacable Henry Fonda, se tomará en serio su labor y hará ver a los demás que sus vidas, hobbies y obligaciones pueden esperar mientras se decide sobre la libertad, vida y muerte del acusado. 

JUSTICIA PARA TODOS

Concebida como una crítica al sistema judicial americano y a sus miembros más ejemplares, el director Norman Jewison, responsable de otra gran cinta legalista como Huracán Carter, pone en la encrucijada moral a un abogado como Al Pacino, en su época de mayor esplendor, quien deberá defender a un juez corrupto, enemigo suyo, acusado de violación. Con un final tan apoteósico y surrealista como revelador, que compensa y engrandece el resto del film, y con diálogos de debate como el que aparece en este trozo de vídeo, Jewison logró, con todo el derecho del mundo, dos nominaciones a los Oscar en 1979, una para Pacino como Mejor Actor y la otra al guion original.   

VENCEDORES O VENCIDOS

La eterna pregunta en torno al Tercer Reich en Alemania: ¿quiénes fueron más o menos culpables? ¿Quiénes fueron los verdaderos responsables? ¿La gente solo cumplía órdenes y actuaba para sobrevivir? Este drama judicial de Stanley Kramer, con origen y aroma teatral, que por cierto engloba uno de los repartos más completos de la época dorada de Hollywood, con Spencer Tracy y Burt Lancaster a la cabeza, trata de recrear los juicios de Nuremberg a los dirigentes nazis, en este caso a cuatro jueces alemanes a los que un magistrado norteamericano deberá juzgar cómplices o inocentes de los horrores ocurridos en la guerra.

ANATOMÍA DE UN ASESINATO

Un maestro del cine negro como Otto Preminger firma un elegante drama personal y judicial, sobrio, meticuloso y realista, con un lenguaje crudo para la época en que fue rodado y que conmueve hasta su resolución final. El diálogo verbal y actoral entre los letrados James Stewart y George C. Scott marcó a varias generaciones futuras de abogados, en uno de esos films injustamente no reconocidos por la Academia pese a sus 7 nominaciones.

ALGUNOS HOMBRES BUENOS

No podía faltar la jurisdicción militar, que tantas intrigas e historias apasionantes ha dado al cine. Una de las más emocionantes es la de Algunos hombres buenos, con una escena final en la que Jack Nicholson, azuzado por Tom Cruise, nos regalaba otro pedazo de historia del cine y en la que nos recordaba por qué es uno de los más grandes, una verdad que podemos y debemos afrontar. De trasfondo, y a la palestra, la base de Guantánamo, en la que dos marines son acusados de asesinar a un compañero como parte de un castigo disciplinario.

TESTIGO DE CARGO

Solo un genio como Billy Wilder podía adaptar una pequeña obra teatral de Agatha Christie para hacer un memorable drama judicial, imperecedero, con diálogos brillantes y en el que se juega mucho con la trampa y el engaño hasta su mismo final álgido. En el film, el veterano Charles Laughton defiende a un joven acusado del asesinato de una anciana, de quien supuestamente pretendía heredar todos sus bienes. La puesta en escena teatral y las interpretaciones te harán sentir parte del público en esta inesperada historia. 

LA COSTILLA DE ADÁN

La conocida como batalla de los géneros se trasladó en esta película a los juzgados en la piel de dos abogados, interpretados por una de las historias de amor más famosas y celebradas fuera de la pantalla: la de Spencer Tracy y Katharine Hepburn. Ambos, como de costumbre excepcionales, encumbran esta sofisticada y graciosa comedia romántica, de guion ágil e inteligente, en la que él, como fiscal, tratará de llevar a la cárcel a una mujer, defendida por ella, acusada de disparar contra su marido y la amante de este.

EN EL NOMBRE DEL PADRE

Hay miles de historias de personas condenadas injustamente, siendo inocentes. Esa es una de las razones por las que más que nunca hay que tratar de descubrir la verdad y reclamar para que se haga justicia. Una de las más conocidas es la de los cuatro de Guildford, cuatro irlandeses condenados a cadena perpetua por un acto en el que no actuaron, por una confesión arrancada con torturas de la policía británica y sin que ninguno perteneciera al IRA. El recientemente retirado Daniel Day Lewis hace uno de sus mejores papeles en este clásico contemporáneo del Derecho.

LA CAJA DE MÚSICA

Si la justicia fuera perfecta y absoluta, no sería necesario realizar ningún juicio. Las emociones personales y los juicios de valor también influyen mucho a la hora de tratar de valorar cuál es la verdad, pues la justicia puede ser justa o no. Tras esta reflexión, nada mejor que presentar a uno de los mejores films del director más reivindicativo de las últimas décadas, Constantin Costa-Gavras, capaz de destapar a los ojos de un americano los asesinatos de la dictadura chilena (Desaparecido), de denunciar la connivencia de parte de la Iglesia con la Alemania nazi (Amén) o de mostrar cómo una hija puede defender a su padre alemán ante un tribunal, acusado de haber participado en el holocausto judío, en el film que mencionamos: La caja de música, tan emotiva e intensa que no os dejará indiferente. 

VEREDICTO FINAL

El realizador Sidney Lumet repite en esta lista con otro de sus grandes trabajos, de nuevo con el Derecho de fondo, en el que nos muestra la enorme labor de redención social y personal de la justicia. Redención no solamente para aquellos que piden una solución justa, sino también para aquellos abogados que saben que aún pueden actuar como es debido. Un Paul Newman envejecido recuerda sus mejores tiempos en la piel de un abogado alcohólico que intenta saldar cuentas pendientes para cambiar, y de paso lograr una indemnización millonaria para los afectados por un error médico.

La justicia, como podéis ver en cualquier ámbito de la vida, es algo por lo que merece la pena pelear, porque “si el hombre fracasa en conciliar la justicia y la libertad, fracasa en todo (Albert Camus). ¿Qué opináis? ¿Qué otras películas habríais incluido?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here