Porque fueron, somos – Homenaje a los verdaderos artífices de la Democracia

0
Homenaje a los verdaderos padres de la Democracia - Creative Katarsis

Homenaje a los auténticos padres de la Democracia

¿Realmente fueron los políticos las personas que trajeron la democracia a España? ¿O fue su gente, la que con sus ideales e incluso con sus vidas? Este post pretende ser un homenaje a toda esa gente anónima que dio su vida por traer la democracia a España.

Se acaban de cumplir 41 años del brutal asesinato de 4 abogados laboralistas a manos de militantes de extrema derecha, conocida como la Matanza de Atocha. Cinco personas fueron heridas en aquel ataque, y algunas pudieron escapar, entre ellas, la propia Manuela Carmena. El homenaje fue multitudinario, y por las calles de Madrid se sucedieron las condenas a los asesinos, y la defensa de la democracia.

Pero no fueron los únicos fallecidos en pos de la democracia. Según cuenta el diario Público, durante el período 1975-1983, fallecieron 591 personas. De esas 591 personas, la cifra de muertes por “violencia institucional” asciende a 188 personas. Un auténtico cuento de hadas bañado en sangre. Nuestra Transición no fue perfecta. Cabría plantearse si hubo más errores que aciertos, o si, por el contrario, la mayoría de pasos que se dieron hacia la democracia fueron buenos.

Pero ese no es el objeto de este post. Este post trata de ofrecer una reflexión acerca de quienes fueron los artífices de la democracia en este país, si personas tales como el Rey Juan Carlos, Adolfo Suárez, Santiago Carrillo, los Padres de la Constitución… o personas como Yolanda González, que fue secuestrada y asesinada por militantes de Fuerza Nueva, entre los que se encontraban Blas Piñar y Emilio Hellín Moro(quien a día de hoy sigue ejerciendo como asesor jurídico).

Yolanda González pagó con su vida tener unas creencias políticas de corte trotskista. Era una dirigente estudiantil de apenas 18 años. Arturo Ruiz, también estudiante, fue asesinado durante una manifestación a favor de la amnistía de los presos políticos, por un grupo de ultras que dispararon a discreción para disolver la manifestación.

Y así, como Yolanda y Arturo, hasta 591 personas registradas perdieron la vida. Albañiles, camareros, estudiantes… personas comprometidas con unos ideales, y que pagaron con sangre el creer en un estado mejor para todos.

A pesar del miedo, de los asesinatos, la gente no se quedaba en casa. Salía, se manifestaba, protestaba… por un país mejor, por una democracia real, y por unos derechos dignos. Se jugaban la vida en cada manifestación, en cada acción reivindicativa.

Y mientras tanto, nuestro cuerpo político, a quienes no les resto méritos, encerrados en edificios bien protegidos, resguardados, negociando. Como si fueran un tesoro que hay que proteger. Ese fue uno de los errores: ¿A quién hay que proteger, a unas pocas personas que ya tienen seguridad de sobra o a quienes se están jugando la vida día sí y día también por defender unos derechos? ¿Quién está realmente construyendo una democracia?

Una de las principales características de la Transición fue la amnesia que caracterizó todo este período, tanto con los crímenes pasados(Guerra Civil y dictadura), como con los acontecidos durante esos años. Decimos que fue un período amnésico, porque la democracia en este país se construyó sobre el olvido a los asesinados y maltratados.

Los verdugos no fueron condenados y juzgados, y en los pocos casos en los que así fue, cumplieron penas ínfimas de cárcel. Es vergonzoso como estos asesinos se acogen a su estatus social, y aún a día de hoy, en pleno SXXI, no se puedan juzgar estos crímenes en España, y las familias afectadas tengan que verse obligadas a la resignación o a la derivación de estas causas a otros países, como Argentina, con el consiguiente aumento de los gastos

Normalmente se le suele agradecer a Adolfo Suárez su tarea como conductor de la democracia. Yo quiero agradecérselo a esa gente que salió a la calle a defender, con su vida, la democracia. Que trajo a España un Estado de Derecho, que a pesar de que lo quieran destrozar, no lo vamos a permitir. Porque hemos heredado su espíritu de lucha, de sacrificio, y si ellos se jugaron la vida por un futuro mejor, nosotros no podemos defraudarles. Vuestras vidas y vuestra sangre no fue derramada en vano. A todas esas personas que salieron a la calle para gritar: Democracia, sois orgullo de un país.

Porque fuisteis, somos. Fuisteis, sois y seréis ejemplo de lucha, coraje y sacrificio. Gracias de corazón.

Quizá también te interese nuestro artículo sobre Ceta, el TTIP Canadiense que atenta contra nuestra soberanía.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here