Científicos descubren el posible colapso de nuestra civilización

1
Colapso Civilizatorio

NUESTRA SOCIEDAD SE APROXIMA A UNA CRISIS CIVILIZATORIA

Numerosos científicos comienzan a vislumbrar un fallo en “la matrix” del sistema socioeconómico,  que podría conllevar a un colapso civilizatorio. La implosión de nuestra forma de vida podría venir incluso antes que un desastre climático. 

 

TODO COMENZÓ EN JERUSALEM

Vistas de Jerusalem desde unos de los balcones emblemas de la Universidad Hebrea de Jerusalem
Universidad de Jerusalem

El prestigioso doctor de Historia en la Universidad de Jerusalem Yuval Noah Harari se juega su credibilidad académica en su última trilogía literaria. Después de los éxitos en ventas de Sapiens y Homo Deus, en su último libro 21 lecciones para el siglo XXI, expone los motivos de un colapso civilizatorio inminente. Harari narra que el avance de la Inteligencia Artificial y la Biotecnología podría conllevar la destrucción del sistema económico, desde dentro.

Para Harari, la fusión de ambas disciplinas se ha disparado en el primer tramo del siglo XXI, en detrimento del propio ser humano. Los réditos económicos de la imbricación de ambas, sobrepasan las ventajas. El funcionamiento de los sistemas de algoritmos, la robotización y la conectividad entre dispositivos, pronto dejarán al ser humano como irrelevante en el sistema social.

Como ejemplo, el coche automático mejorará en todo a un conductor humano; un sistema de IA financiera podrá proponer inversiones basada en muchísima más información que un asesor económico; e incluso los abogados y jueces se verán desplazados por la implantación de herramientas biométricas que decidan si un individuo está diciendo la verdad. Por supuesto, que las profesiones menos especializadas serán rápidamente sustituidas por artilugios como la impresora 3D. Nadie necesitará un sastre o un transportista, cuando sólo tenga que comprar un código por internet e instalarlo en su propia impresora 3D, y en cinco minutos disfrutar de una camisa nueva.

En consecuencia, la segunda mitad del siglo XXI podría traer consigo oleadas de despidos masivos. El desempleo podría convertirse en el detonante de la deslegitimación del poder y con ello la caída de numerosos gobiernos.

 

JAMÁS HUBO UN CAMBIO TAN PROFUNDO EN LA HUMANIDAD

Sistemas operativos corporeizados podrán sustituir las funciones del ser humano tanto cognitivas como motoras
La inteligencia artificial pronto podrá sustituir al empleo humano en casi todas sus facetas

Hasta ahora, el ser humano ha ido por delante de la máquina. Progresivamente, la máquina conquistó la habilidad motora del hombre, mediante la Revolución Industrial, y prontamente incluso la mejoró. Hoy en día, estamos a punto de ver como la habilidad cognitiva de nuestra especie es alcanzada por un conjunto de kilobytes.

A pesar de ello, los especialistas renuncian (de momento) a la consecución de autoconsciencia por parte de la máquina. Por ello, nada nos debe hacer pensar en un enfrentamiento entre robots y humanos. Más bien, nos dicen los expertos, que ambos acabarán autofecundándose. La alteración cibernética de los seres humanos es una realidad hoy en día, que en un futuro próximo podría llevarse a otro nivel.

Esto provocará sin lugar a dudas una elevación de las desigualdades cómo nunca antes se habían dado. Individuos “mejorados” tendrán una mejor salud, más inteligencia, mejores habilidades motoras o una esperanza de vida sustantivamente mayor a los individuos “naturales”. Una vez la máquina sustituya al trabajo humano en casi todos sus grados y niveles, y aparezcan nuevas castas biológicas, sumado a la imposibilidad de movilidad social mediante el trabajo, ¿qué nos queda?

 

VIVIR EN LA IRRELEVANCIA, ¿QUÉ HACER CON LA NUEVA “CLASE INÚTIL”?

Harari el joven filósofo, historiador y antropólogo de Israel es uno de los más prestigiosos estudiosos del ser humano en el siglo XXI
Yuval Noah Harari en una de sus numerosas conferencias por todo el mundo

Un carpintero dejará de ser necesario y no podrá encontrar un puesto de trabajo. Un cajero dejará de ser útil. Ni siquiera necesitaremos cocineros, ni camareros, ni recepcionistas, ni profesores, ni médicos. La pregunta sobrevuela a los técnicos especialistas en la materia, y muchos de ellos coinciden en lo mismo: no hay que proteger los puestos de empleo.

Respecto a la cuestión, Harari matiza que “deberíamos guiarnos por el principio de proteger a los humanos y no a los empleos. Muchos trabajos resultan fastidiosos y aburridos, y no vale la pena conservarlos. Nadie sueña con convertirse en un cajero. En lo que tenemos que centrarnos es en satisfacer las necesidades básicas de la gente y no en proteger sus empleos”. De esta forma, habría dos opciones elementales para salir de la crisis civilizatoria: reconceptualizar empleos o garantizar la existencia.

Respecto a reconceptualizar el empleo, podríamos estar en sintonía con determinadas corrientes del feminismo. Las tareas domésticas, criar un niño o algunas tareas destinadas a mantener correctas relaciones sociales podrían convertirse en tareas asalariadas. Así lograríamos tener nuevos puestos de empleo. Pero esto supondría un arduo debate sobre quién debería asalariar a esta nueva “clase inútil”.

Al respecto, otra de las corrientes predominantes en este dilema, asegura que la satisfacción de las necesidades básicas por parte del Estado será una máxima a seguir. Hablan de cumplir la utopía socialista, sin el inconveniente del “trabajo”. Diversos estudios llevados a cabo por instituciones públicas y privadas en diferentes ciudades escandinavas, así como en Ámsterdam o Livorno, parecen apuntar a este hecho. La Renta Básica Universal podría lograr asalariar de forma estable a unas nuevas masas sin perspectivas de emplearse.

La legitimidad de nuestro sistema está en peligro, ya que según Harari “la apertura a la aparición de dictaduras digitales” es constante. “Perder nuestros puestos de trabajo […] podría ser una bendición. Sin embargo, perder el control de nuestra existencia […] es mucho más temible” .

¿Andamos hacia una dictadura digital? ¿Seremos sustituidos en nuestros empleos por robots? ¿Será el comienzo de una oligarquía de ciborgs? ó ¿será este el comienzo de una utopía post-laboral?

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.