Ceta – El TTIP Canadiense que atenta contra nuestra soberanía

0
Ceta - El TTIP canadiense que atenta contra nuestra soberanía - Creative Katarsis

CETA – EL GEMELO DEL TTIP

La Eurocámara dio luz verde ayer al CETA, el tratado de libre comercio entre Europa y Canadá, con el respaldo de PP, PSOE y Ciudadanos. Ceta son las siglas en inglés de su nombre: “Comprehensive Economic and Trade Agreement”, en español: “Acuerdo Económico y Comercial Global” (AECG). Entrará en vigor de forma provisional en un par de meses, para después ser sometido a votación por parte de los 28 parlamentos de los Estados miembro (y por algunas cámaras regionales). ¿Qué significa este tratado y por qué tiene tantos detractores? Esto es lo que vamos a tratar a continuación.

LOS RIESGOS DEL CETA

Ceta - El TTIP canadiense que atenta contra nuestra soberanía - Creative KatarsisCeta es un tratado de libre comercio que pretende facilitar los intercambios económicos entre Canadá y la UE. Priorizando los derechos de las multinacionales sobre los derechos sociales, la protección medioambiental, los servicios públicos o la pequeña y mediana empresa local. Lo que se traduce en una pérdida de soberanía por parte de los pueblos en los temas trascendentales y derechos básicos para la ciudadanía, a favor de una serie de regulaciones y tribunales de arbitraje que favorecen siempre a las multinacionales en caso de disputa. Estos tribunales permitirán a las empresas demandar a Estados por cambios regulatorios que afecten a sus “expectativas legítimas” de beneficio.

¡Es más! Este tratado llega incluso a asegurar indemnizaciones por regulaciones sociales o ambientales propuestas por parlamentos o ayuntamientos. En otras palabras: Ceta es un atentado directo contra la democracia y la soberanía popular que restringe el margen de maniobra política de gobiernos y parlamentos. Estamos ante una constitución transatlántica que quebranta nuestra soberanía y nuestros derechos, actuando en favor de las grandes empresas en detrimento de los trabajadores, mina los estándares de protección del consumidor y el medio ambiente, pone en riesgo los derechos laborales, favorece la privatización de los servicios públicos y prohíbe la remunicipalización de servicios privatizados. Lo que supone un coste democrático absolutamente inaceptable.

Por cierto, como ya se ha comentado más arriba, el PSOE (junto al PP y a Ciudadanos) ha votado a favor de este acuerdo. El problema de estos marxistas de Groucho; es que son partidarios de socializar las pérdidas y privatizar los beneficios. O dicho de otra manera: Capitalismo para pobres y socialismo para ricos. Claro que también votaron en otra ocasión a favor del TTIP junto al PP en el Europarlamento. De modo que no debería sorprender a nadie (excepto a su electorado más fiel) que hayan sido cómplices de esta operación, que permitirá a las élites concentrar más poder mientras amplían sus nichos de negocio. Es una forma de asegurar los intereses de los poderosos, ya que el Ceta se encarga de que no se pueda cambiar ni un ápice de los expuesto, ni siquiera con políticas de izquierda.

STOP CETA

Ceta - El TTIP canadiense que atenta contra nuestra soberanía - Creative KatarsisEn 2011 el PP y el PSOE llevaron a cabo (sin referéndum) la reforma express del artículo 135 de la Carta Magna. En dicha reforma se dio prioridad a la deuda y las entidades financieras frente a los derechos de las personas. Ceta supone otro paso más en tratar a los países y a sus ciudadanos como meras mercancías con las que poder negociar.

Echa un vistazo a estos 10 artículos incumplidos de la Constitución Española.

No obstante, existe toda una resistencia civil formada por plataformas, organizaciones políticas, sociales, sindicales y movimientos a favor del medioambiente que se opone a esta venta de la democracia a las multinacionales y que lucha por revertir esta ofensiva en marcha. Saben que basta que un Estado miembro de la UE diga ‘No’, para que el CETA quede anulado. Por lo que aún puede pararse este dislate en el Congreso.

Es imperativo tumbar este tratado, recuperando la soberanía de los pueblos y la capacidad de decisión en las cuestiones trascendentales, además de respetar los límites del planeta. Dicen que la unión hace la fuerza y ahora es más necesaria que nunca para poner freno a este capitalismo voraz y genocida que convierte al planeta en un inmenso negocio…. Como siempre lo ha sido. Y ya es hora de que cambien las tornas.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here