BIME Live 2015 se consagra con su tercera edición

1
BIME Live 2015

BIME LIVE 2015, EL FESTIVAL A TRAVÉS DE NUESTROS OJOS

BIME Live 2015 es uno de los mayores festivales de otoño-invierno en Europa. Forma parte del BIME (Bizkaia International Music Experience) que incluye también BIME Pro, feria dirigida a la industria musical y digital que busca conectar a profesionales del sector tanto nacionales como internacionales. Este año, la tercera edición, ha sido la de su consagración con un total de 22.481 asistentes, cifra que mejora en 1500 personas la asistencia del año pasado. A continuación os relatamos como vivimos cada uno de los días de festival y resumimos los pros y contras.

VIERNES 30 DE OCTUBRE

Recogemos nuestra acreditación rápidamente y sin problemas gracias a una excelente organización. Entramos en el recinto tras un exhaustivo cacheo y pronto nos percatamos de que, a diferencia del año anterior, los dos escenarios principales se encuentran en el mismo pabellón con una ligera inclinación el uno hacia el otro. Una novedad interesante.

Raudos y veloces nos dirigimos al concierto de Gaspard Royant en el escenario teatro, otra de las novedades del BIME Live 2015 ¡y que gran novedad! un precioso escenario con gradas e ideal para el tipo de artistas programados en esta pabellón. Cuando llegamos el cantante francés interpreta “Heatwave (Love is like A)” excelente versión del tema original de Martha Reeves & The Vandellas. Uno tras otro se van sucediendo muchos de los temas de su disco “10 Hit Wonder” incluída la canción “All the cool in you is me” acompañada de una invitación a aprovechar los festivales para “pillar cacho” porque “todo eso de pagar la entrada y ver grupos esta muy bien pero si se pilla cacho mucho mejor” nos dice Gaspard, ahí queda eso. No podía faltar también su exitosa y muy coreada “Marty McFly” muy de actualidad por la coincidencia días atrás con la fecha futura de Regreso al Futuro II. Cerraría el concierto con “All is truth” recorriéndose el graderío entre un público entregado que no paraba de mover las caderas. Un buen remate a un concierto muy ameno.

Pasamos al escenario 2 del BIME Live 2015 para ver el concierto de Zola Jesus de la que apenas disponíamos de referencias. Con una puesta en escena muy oscura y un sonido entre Björk y una Florence and the Machine mas gótica, se fueron sucediendo los temas entre los que destacaron “Hunger” o “Sea talk”. De destacar fue también el tremendo tortazo que se dió la cantante rusa al bajar del escenario en dirección al público por unos amplificadores que había en el lateral a modo de escalera. Ya entre los asistentes, la artista se dedicó a vagar de un lado a otro con su característico aspecto tétrico como si de una aparición fantasmagórica se tratase y ante la atónita mirada de los asistentes. No sabemos si es que le afectó el tortazo, la cuestión es que al volver al escenario soltó un “casi me mato” y al acabar el concierto abandonó el escenario acelerada y fríamente, como fríos nos dejó a la mayoría con su actuación.

A continuación, tras recibir varias recomendaciones de no perdérnoslo, nos acercamos a ver a Benjamin Clementine en el escenario teatro. La elección fue un acierto total. Con una puesta de escena minimalista, ataviado con una larga chaqueta y el torso y los pies desnudos, frente a un piano y acompañado por un percusionista de jazz descalzo también, Benjamin dejó al público boquiabierto. Con una impresionante voz que alternaba estilo “spoken word” con partes mas líricas, unos ritmos de batería y piano sublimes y unas canciones llenas de emoción, consiguió arrancar un silencio sepulcral que solo quedaba roto por sonoros aplausos. Se sucedieron “Condolence”, “Cornerstone”, “London”, “Nemesis” entre otras, para cerrar, como no podía ser de otra manera, con “Adiós” entre una gran ovación y la impresión general de haber visto a un artista de talla extraordinaria brillar en el BIME Live 2015. Si no lo han hecho ya, anótense su nombre, dará que hablar y mucho.

BIME Live 2015 concierto Benjamin Clementine - Creative Katarsis

Ya de vuelta al escenario 2 Los Planetas se presentaban “somos Los Planetas de Granada y hacemos flamenco espacial”. Comenzaban el concierto con mayoría de temas psicódelico-flamencos de sus discos “La leyenda del espacio” y “Una ópera egipcia” esos que normalmente ejercen de criba en parte de sus aficionados y en aquellos que, aunque parezca difícil, aún no les conocen. Llegado el ecuador del concierto empezaron a encadenar sus temas mas clásicos y conocidos, sonaron “Corrientes circulares en el tiempo”, “Santos que yo te pinté”, “Segundo premio”, “Alegrías del incencio” entre otras para acabar rematando con “Pesadilla en el parque de atracciones” y la ya mítica “Un buen día” muy coreadas por el público. De nuevo, concierto de menos a mas de los granadinos que no dejaron  indiferente a nadie, provocan pasión y animadversión a partes iguales.

Nos acercamos de nuevo al escenario teatro para disfrutar de la segunda parte del concierto de Iron & Wine. En este punto nos damos cuenta de lo molesto que puede llegar a ser, para quien esta disfrutando de un concierto en este escenario, que la gente ande entrando y saliendo constantemente durante la actuación. Y ya no solo para el público, también para la concentración o el ambiente que intenta crear el propio artista. Ciñéndonos a la actuación, el cantautor estadounidense ofreció un concierto sencillo a la par que bello y emocionante, no llegó nivel de Benjamin pero dejó muy buen sabor de boca entre los asistentes.

Llegaba el momento de uno de los cabezas de cartel del BIME Live 2015, Stereophonics en escenario 1. La banda galesa consiguió sobreponerse a los altibajos de sonido y dieron un concierto efectivo y sin excesivos alardes. La voz de Kelly Jones, que alternó guitarra y piano, y temas como “Have a nice day”, “Mr.Writer” o las coreadísimas “Maybe tomorrow” y “Dakota”, fueron suficientes para que la mayoría de seguidores marchasen convencidos con el bolo de los británicos. Cumplieron.

BIME Live 2015

Volvíamos al escenario teatro que, dadas ya las horas, contaba con menor afluencia que en actuaciones anteriores, lo cual nos permitió descansar un rato sentados (si, uno se va a haciendo mayor, que le vamos a hacer) y disfrutar del concierto de Matthew E.White desde una posición inmejorable. Y digo disfrutar porque lo pasamos bien en el concierto del americano que nos deleitó con su habitual mezcla de sonidos, desde el rock sureño pasando por el funk hasta el groove. Y es que si Gaspard Royant lanzaba una invitación al amor libre festivalero, Matthew E.White bien podría poner la banda sonora a esos momentos. Temas como “Take care my baby” o “One of these days” rebosan sensualidad por los cuatro costados. Cerró el concierto con “Rock & Roll is cold” que impregnó el ambiente de buenrollismo y mucho movimiento de cadera. Lo pasamos bien y marchamos satisfechos.

Mientras Crystal Fighters, uno de los principales reclamos de la primera jornada del BIME Live 2015, se preparaban en el escenario 1, nos acercamos al escenario 2 a ver a The Go! Team. Con un estilo bastante dispar, tanto a nivel de puesta en escena como musicalmente hablando, el grupo inglés dejó atónitos a casi todos los asistentes. A ratos dos baterías, a ratos dos flautas, a ratos una vocalista, a ratos otra… mezcla de sonidos desde el funk, pasando por el pop electrónico y el hip hop, un batiburrillo bastante desconcertante. Su principal vocalista, vestida con shorts y zapatillas deportivas, estuvo hiperactiva durante el concierto utilizando el cable del micrófono para saltar a la comba, corriendo constantemente de un lado a otro del escenario, practicando “twerking” y sincronizando saltos con otros miembros del grupo. Derrocharon mucha energía pero no contagiaron al público que se mostró mas perplejo que animado ante semejante el show.

Y tras el desconcierto, el concierto, porque llegaba el turno de la banda mas esperada de la primera jornada del BIME Live 2015, Crystal Fighters, muy queridos y con una amplia legión de seguidores por estos lares. El escenario, como ya es habitual en ellos, decorado con vegetación y un estilo muy hippy. Comenzaron con una txalaparta a duo, a modo de introducción, a la que siguió la aparición en escena del sexteto con Graham luciendo una ikurriña atada al cuello. Abrieron con “Solar system” para mas tarde sonar muchos de sus grandes temas “Follow”, “At home”, “You & I”, “LA Calling”, “Love Natural”… en un ambiente de buenrollismo, mucho amor e incluso fuegos artificiales. Dedicaron también uno de sus temas al batería de la banda fallecido el año pasado. Otro de los momentos álgidos de la noche fue la suelta de balones de playa gigantes entre el público mientras sonaba “Plage”. No faltaría tampoco la coreadísima “Love is all I got”. Buen espectáculo del grupo londinense que hizo moverse y cantar a un público bastante entregado ya desde los primeros acordes. En definitiva, un buen broche a un muy interesante primer día de festival.

BIME Live 2015 concierto de Crystal Fighters

SÁBADO 31 DE OCTUBRE

Empezábamos la segunda jornada en el escenario teatro para ver a Pokey Lafarge. Antes de comenzar, el de Illinois soltaba un bonito piropo “uno de los escenarios mas bonitos de mi vida” decía, lo que reafirmaba nuestra impresión del día anterior. Con gran variedad de instrumentos y una indumentaria que, junto a su música, nos transportaba a los años 20 en EEUU, el septeto liderado por Andrew Heissler hizo levantarse de las butacas a gran parte del público que no paraba de mover sus pies a ritmo de western swing, bluegrass, country, hillybilly… Destacar muchos momentos de virtuosismo entre sus miembros, especialmente durante el tema instrumental, siempre bajo la batuta de Andrew. Muy aplaudido también el encargado de la armónica que dejó grandes momentos. Sonaron bien y gustaron mucho aunque quizás les faltó un poco de “punch” debido al cansancio acumulado tras su gira por once países que culminaba en el BIME Live 2015.

Posteriormente, en el escenario 2, tuvo lugar el concierto de Savages, una de las grandes sorpresas de la jornada. Comenzaron con problemas de sonido y constantes visitas al lateral del escenario para solucionarlo. Lograron sobreponerse y facturaron un concierto de menos a mas, oscuro, contundente, guitarrero, a ratos punk o post-punk e interactuando mucho con el público. Jehnny Beth pasó buena parte de la segunda mitad del concierto junto al público pidiendo que se acercaran a ella. Dedicó una canción a todas las mujeres y las recomendó que “¡No dejéis que los cabrones os jodan!” en el contexto de su canción “Fuckers” que reza “Don’t let the fuckers get you down”. Muy buen concierto del cuarteto femenino londinense, uno de los mejores de la jornada sin duda.

Tras Savages nos dejamos caer un rato por el escenario teatro para ver a Villagers. Aguantamos tan solo unos pocos temas y abandonamos el concierto, pues nos pareció un tanto plano, insulso y aburrido. Su folk, en nuestra opinión, quedaba lejos del de Iron & Wine el día anterior que supo llegar al público mucho mejor. Aprovechamos la huida para hacer una pequeña parada en el área de puestos de comida, este año mas completo y mejor que el de la pasada edición.

Tras reponer fuerzas nos pasamos por el escenario 1 donde Supersubmarina, uno de los mayores reclamos del BIME Live 2015, se encontraban en la segunda parte del concierto y daban todo ante un buen séquito de fans en su mayoría público joven femenino. A mi, particularmente, no es un grupo que me llame mucho la atención pero sus temas fueron bastante coreados, a destacar, “En mis venas” con la que cerraron el concierto.

Llegaba uno de los momentos mas esperados de la noche, Richard Ashcroft en el escenario 2 del BIME Live 2015. Apareció con el pelo rapado bromeando sobre su aspecto físico y con la sola ayuda de una guitarra acústica. Alguien podría pensar que semejante desnudez en un escenario tan grande sería sinónimo de fracaso, pero no fue el caso y no lo fue gracias a un puñado de buenas canciones defendidos con una gran actitud. Y es que en eso se basa la música y Richard nos lo recordaba “esto es música”, “yo soy música” espetó con su característica chulería. Comenzaba fuerte con “Sonnet” metiéndose al público en el bolsillo a las primeras de cambio. Posteriormente tuvo un dezliz olvidando la letra en “The drugs don’t work” (¿casualidad o premeditación?) y prometió volver a girar el año que viene acompañado de una banda. Cerró el concierto con las esperadísimas “Lucky man” y “Bitter sweet symphony”. Buen concierto en el que Richard dio una lección, cuando se tiene un puñado de buenas canciones y la suficiente actitud, no son necesarios grandes alardes ni fuegos de artificio.

BIME Live 2015

En general esta segunda jornada nos pareció mas complicada para cuadrar horarios y ver lo máximo posible. De esta manera, al tener que elegir, nos perdimos el concierto de Michael Kiwanuka que, a tenor de lo que comentaron con bastante unanimidad quienes pudieron verle, fue uno de los mejores conciertos del BIME Live 2015. Nosotros nos lo apuntamos en la lista de debes y no dejaremos escapar una segunda oportunidad de verle.

Tras Richard Ashcroft nos acercamos al escenario 1 donde se agolpaba un gran número de seguidores, en su mayoría adolescentes ajenos a lo que ocurría en otros escenarios, que esperaban ansiosos el comienzo del concierto de Imagine Dragons. La puesta en escena del grupo estadounidense fue espectacular, juegos de luces, efectos, confeti… siempre con un Dan Reynolds muy activo que no paró de interactuar con el público. Comenzaron fuerte con “Shots” y sonaron todos sus hits, incluidos “I bet my life”, “Demons”, “On top of the world”… se atrevieron incluso con una versión de “Forever young” de Alphaville y un pequeño homenaje a Crystal Fighters con un trozo de “Plage”. Remataron el concierto con una apoteósica “Radioactive” y un Dan Reynolds aporreando el bombo gigante ante el fervor de sus fans. Concierto espectacular a la altura de lo que se esperaba del que era, sin duda, el grupo con mas gancho del BIME Live 2015.

BIME Live 2015 concierto Imagine Dragons

Tocaba decidir de nuevo entre Sallie Ford y L.A. y nos decantamos por los segundos, una pena no poder ver a ambos porque quienes tuvieron ocasión de ver a la americana hablaron muy bien de su concierto. L.A. por su parte, le puso ganas con un sonido y una pose que nos recordaba bastante a Stereophonics. Su música fluctuaba entre el british pop y el rock grunge. En lineas generales su concierto nos resultó anodino, aunque dadas las horas de la noche y el cansancio acumulado, estos factores pudieron influir bastante en nuestra ya mermada percepción.

Llegó el turno de Kakkmaddafakka en el escenario 1. La apuesta era buena, ya que, con este tipo de grupos, se busca que la gente baile y no decaiga por cansancio durante los últimos conciertos de la jornada. Los noruegos le pusieron muchas ganas y lograron mover a gran parte del personal pero les costó enganchar a otra gran parte del público que se mostraba bastante indiferente ante su actuación. Quizás el momento que consiguieron conectar con mas gente fue con la versión del “What is love” de Haddaway. Por lo demás, división de opiniones, para algunos un concierto divertido, para otros un grupo que pasó con mas pena que gloria. Yo me encuentro mas cerca de los segundos.

BIME Live 2015

Con bastante cansancio acumulado ya, pasamos al escenario 2 para ver a los también improunciables !!! (Chk, Chk, Chk) mientras bromeamos con la mezcla de palabras que daría un concierto con The XX y !!! Nos acercamos con la esperanza de que su música nos hiciese entrar en trance y olvidar el agotamiento. A la cuarta o quinta canción sin embargo nos damos por vencidos, a pesar del ímpetu de su frontman por agitar al público, y decidimos poner punto y final al BIME Live 2015 con la satisafación del deber cumplido.

A continuación os resumimos algunos de los pros y contras que encontramos en esta edición del festival.

PROS  lo mejor

  • Muy buena organización. La opinión era generalizada y muy comentada, sobre todo, por aquellos que conocían el festival por primera vez.
  • El BEC! Pocos sitios “indoor” mejores para montar un festival de estas características. Amplitud de espacios, fluidez en los desplazamientos, buena accesibilidad en transporte público o vehículo propio…
  • Acierto con la nueva ubicación y orientación de los escenarios principales. El sonido mejoró respecto al año anterior y los movimientos de gente entre escenario 1 y 2 fueron mas cortos y sencillos.
  • Gran acierto con el emplazamiento y programación del escenario teatro donde se disfrutaron de conciertos de gran calidad y mucha belleza.
  • BIME City, una muy buena idea llevar algún concierto a Bilbao antes de los dos días del BEC! Por cierto, nos gustaron, y mucho, Black Box Revelation.
  • La pulsera “cashless” una gran ventaja no tener que andar llevando dinero encima.
  • Diversidad de actividades en los stands colocados alrededor del pabellón principal. Porque no solo de música vive el hombre.
  • Mayor variedad de puestos de comida y oferta gastronómica que en años anteriores.
  • Posibilidad de acampada a cubierto y dentro del mismo recinto del festival

CONTRAS  lo peor

  • Precios desmesurados de las bebidas. En un festival en el que gran parte del público es gente joven, en muchos casos estudiantes, precios de 8 o 9 euros por un katxi de cerveza parecen fuera de sentido común.
  • El ruido y las molestias que se generaban con la continua entrada y salida de gente durante las actuaciones en el escenario teatro. ¿Quizás sería conveniente cerrar la entrada al escenario una vez comenzado el espectáculo y no permitir abandonarlo durante el mismo?
  • Cacheos un pelín exhaustivos a la entrada al recinto ¿era realmente necesario? ¿todo para buscar bocadillos? Había mucha gente molesta con este tema.
  • Algunos puntos a mejorar en el recinto de acampada: luz, organización, ruido, etc..

Esto fue lo que deparó el BIME Live 2015. Os dejamos un video oficial con algunas imágenes del festival ¡Nos vemos el año que viene!

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=eZZzAZUze8Y]

 

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here