¡YO NO SÉ QUÉ TE DIERA POR UN MONTÓN DE BESOS!

El primer beso de la historia del cine fue un encargo de Thomas Alva Edison al director William Heise allá por 1896, y los protagonistas fueron  John Rice y May Irwin. Solo duró 47 segundos en un único plano y fue el detonante de que los besos de cine se hayan convertido en algo imprescindible en nuestras vidas.

Hoy me gustaría mostraros mis besos de cine favoritos, los que me mueven algo por dentro sin ni si quiera ser reales y los que me hacen sentir más moñas que nunca. Pero antes de meterme en harina, os doy algunos apuntes sobre por qué besarse es tan placentero.

Datos curiosos sobre los besos que seguramente te sorprenderán. El beso más largo de la historia duró más de 58 horas, pasamos más de 20.000 minutos a lo largo de nuestras vidas besándonos y, en un beso apasionado, se usan más de 34 músculos faciales, 17 de ellos relacionados con la lengua.

Cuando nos besamos sentimos felicidad, bienestar, euforia y deseo, sensaciones que se producen al liberar sustancias como dopamina, oxitocina, serotonina y testosterona, entre otras. Todas ellas son lo suficientemente potentes de forma natural como para hacernos adictos a los besos, besar o ser besados.

Los expertos también dictaminan que besarse es bueno para la salud ya que al hacerlo apasionadamente durante más de 10 segundos, se pueden transmitir saliva y bacterias transfiriendo hasta 80 millones de microorganismos que refuerzan el sistema inmunitario. 

BESOS DE CINE, PREPARADOS PARA SOÑAR

Tras toda la explicación científica de por qué nos gusta tanto besarnos, os dejo con algunos de los besos más apasionados, movidos, tristes, animados y románticos de las historia de los besos de cine.

BESO CLÁSICO

EL HOMBRE TRANQUILO (1952)

Comenzamos los besos de cine con uno con bastante temperamento. John Ford dirigió a John Wayne Maureen O’Hara en una de mis películas clásicas favoritas: El Hombre Tranquilo. El encuentro entre ambos es explosivo como demuestra la bofetada que le arrea Maureen O’Hara justo después de ese beso tan deseado.

BESO GALÁCTICO

EL IMPERIO CONTRAATACA (1980)

Este es uno de esos besos que se recuerdan por siempre jamás. Han Solo a punto de ser congelado en carbonita y La Princesa Leia, esa mujer que espera justo a ese momento para demostrarle al canallita lo que siente por él y la respuesta de él… Con lo fácil que es decir “yo también te quiero” pero no, su sublime respuesta improvisada quedará para los anales de la historia del cine: “Lo sé”

BESO ESPERADÍSIMO 

LADY HALCÓN (1985)

Michelle Pfeiffer y Rutger Hauer protagonizan esta cinta de romance, fantasía y hechizos dirigida por Richard Donner en la que una venganza convierte a los protagonistas en animales. Él es un lobo durante el día, ella es un halcón durante la noche, haciendo imposible su amor… 😥 Lady Halcón es una de esas películas que vuelvo a ver cada cierto tiempo. Me produce mucha satisfacción el final de la película y ver que, por muy cuesta arriba que se pongan las cosas, el amor encuentra el modo de salir victorioso.

BESO DE CUENTO

LA PRINCESA PROMETIDA (1987)

Los besos de cuento son los más entrañables y románticos de todos y, este entre Cary Elwes Robin Wright en La Princesa Prometida no podía ser para menos. Tras un sin fin de aventuras en dos realidades claramente diferenciadas, la película termina como deben terminar todos los cuentos de amor, y como su narrador deja bien claro: “Desde la invención del beso, ha habido cinco que han sido calificados como los más apasionados, los más puros. Este los superó a todos.”

BESO DE ULTRATUMBA

EL CUERVO (1994)

El Cuervo es una adaptación del cómic de James O’Barr en el que el protagonista, Eric Draven, vuelve a la vida un año después de ser asesinado con la ayuda de un cuervo, que lo dota de poderes sobrenaturales con el único objetivo de vengarse. Tras perpetrar su venganza se reencuentra con su amada Shelly Webster para poder descansar en paz.

BESO ANIMADO

SPACE JAM (1996)

Cuando Bugs Bunny conoce a Lola Bunny en Space Jam le hace un comentario bastante desafortunado. La llama “muñeca”, haciendo que ella se enfade y lo deje en ridículo, acabando con la frase: “no vuelvas a llamarme muñeca”. Por ello, Lola hace como que no quiere saber nada del conejo hasta casi el final de la película, en el que él arriesga su animada vida para salvar la de ella. Y de este modo tan heroico ganarse su corazoncito. 😍

BESO ELLAS

MULHOLLAND DRIVE (2001)

Esta escena de Mulholland Drive en la que Laura Harring y Naomi Watts nos muestran uno de los momentos más tiernos, apasionados, sinceros y húmedos en una de las obras del controvertido David Lynch, bastante conocido por sus extravagantes películas. 

BESO SUPERHEROICO

SPIDER-MAN (2002)

El beso entre Spider-Man y Mary Jane es, sin duda alguna, uno de los mejores besos que se ha visto en pantalla o, por lo menos, de los más recordados. La idea de colgar a Spidey bocabajo para que Mary Jane le diera un beso sin descubrir quién había debajo de la máscara fue del guionista David Koepp, consiguiendo un beso original con un puntito de erótica que le valdría un premio MTV Movie Awards al mejor beso.

Por aquí os dejo la crítica sin spoiler de Spider-Man Un Nuevo Universo en 5 claves 

La Rima XXIII de Gustavo Adolfo Bécquer define a la perfección como actúa la química cuando alguien desea besar a la persona que ama…

“Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo;
por un beso… yo no sé
qué te diera por un beso”.
¡A BESARSE, INSENSATOS!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.